Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los periodistas secuestrados permanecieron en cubículos cerrados en 6 lugares distintos

Los tres periodistas españoles liberados en Siria han afirmado que sus secuestradores les han tratado "bien", según han indicado a su llegada este domingo a Madrid. Los periodistas, que tras aterrizar han permanecido con sus familiares y amigos en una cafetería, han contado que a los tres meses del secuestro, Antonio Pampliega fue separado de sus compañeros. También han relatado que permanecieron en cubículos cerrados la mayor parte del tiempo al menos en seis lugares distintos, y que a veces podían salir a hacer ejercicio en un patio.

En concreto uno de ellos, el fotoperiodista José Manuel López, se encuentra bien, aunque "muy delgado" tras perder unos 15 kilos, pero "animado" y "contento" por el reencuentro con sus familiares y amigos y con ganas de "recuperar el tiempo perdido".
Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el portavoz de la familia, el director de La Nueva Crónica de León, David Rubio, amigo personal de López que se ha desplazado hasta la Base Aérea de Torrejón a donde han llegado los tres periodistas liberados tras un secuestro de diez meses en Siria.
Rubio, quien ha confirmado que el Rey Felipe VI ha llamado para interesarse por el estado de los tres periodistas, ha asegurado que les han tratado "bien" y que José Manuel López está "fuerte, animado, contento", aunque se ha mostrado impresionado porque está delgado y algo demacrado, "pero bien".
El periodista y amigo del fotógrafo ha añadido que ahora toca iniciar un "proceso de recuperación" entre todos los amigos. "Ahora empieza nuestro trabajo", ha señalado Rubio, quien se ha mostrado confiado en la capacidad de López para recuperarse porque es "muy fuerte de cabeza".
David Rubio ha confirmado que el fotoperiodista, que tiene dos hermanos, emprende viaje a León, donde no hay previsto recibimiento alguno y ningún familiar tiene previsto hablar públicamente sobre el tema.
Finalmente, ha agradecido el trabajo del Gobierno, que lo ha hecho "con mucha profesionalidad" y ha mantenido informada a la familia en todo momento.