Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 10.850 periodistas han perdido su trabajo desde el inicio de la crisis

En los dos últimos años la nueva sociedad de la información está "asentándose" con medios digitales que han "sobrevivido"
Cerca de 10.850 puestos de trabajo de periodista se han perdido a lo largo de los últimos cinco años y medio, coincidiendo con la creación del Observatorio del Empleo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), en noviembre de 2008, y, también, con la crisis económica.
Esta cifra revela que, desde la puesta en marcha de este órgano, la profesión "no ha ido bien", aunque que en los dos últimos años la nueva sociedad de la información está "asentándose", con la creación de medios de comunicación digitales que han "sobrevivido, que no es poco", aunque todavía están "en camino" de dotarse de redacciones "sólidas", corresponsales, equipos de investigación, etc.
Así lo ha dicho este viernes en Santander Elsa González, presidenta de la FAPE, --que este fin de semana celebra en la ciudad su Asamblea General--, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañada por la presidenta de la Asociación de la Prensa de Cantabria, Dolores Gallardo, quien, por su parte, ha indicado que en la región hay 145 periodistas en paro.
Con motivo de la celebración de la asamblea, en la que se reelegirá a la presidenta, cerca de 130 profesionales de la información y la comunicación de toda España debatirán sobre el pasado, presente y futuro del periodismo, que está en una situación "crítica" tras un periodo en el que el sector se ha visto "muy castigado" por el cierre de empresas y los despidos, ha apuntado Gallardo.
En este punto, ha indicado que desde la APC -que este año cumple su centenario- están intentando "remediar" esta situación y se han "volcado" en la formación y en activar la bolsa de empleo.
Por su parte, la presidenta de la FAPE ha destacado que en el último año ha habido "menos" destrucción de empleo que en el anterior, aunque esto no significa -ha apuntado- que estén las "cosas bien". Así, a modo de ejemplo se ha referido al cierre de Canal Nou, que ha "desbaratado cualquier optimismo".
No obstante, González ha valorado los nuevos medios digitales que se han creado y han "sobrevivido", que son un indicio de "libertad" y "pluralidad" y permiten, además, una "democracia más o menos sana".
PERIODISTAS LIBERADOS
Al hilo de lo anterior, y en alusión a la libertad, se ha referido a la liberación en las últimas semanas de los tres periodistas que han estado secuestrados en Siria, entre los que figura el fotógrafo Ricardo García Vilanova, que se encuentra en una situación "más complicada" que sus compañeros al ser freelance.
Tras referirse a la iniciativa de apoyo puesta en marcha desde la FAPE, con la edición de un libro de fotos con el que se pretenden recaudar 30.000 euros, Elsa González ha destacado que en "solo 8 horas" se han vendido la mitad de los ejemplares.
DENUNCIA JORDI EVOLE POR OPERACIÓN PALACE
Y a propósito de la "democracia sana", y a preguntas de los medios sobre la queja que la Asociación de Usuarios de la Comunicación ha presentado a la FAPE por el documental 'Operación Palace' sobre el 23-F de Jordi Évole, la presidenta ha señalado que la denuncia será analizada y valorada por la Comisión de Arbitraje de Quejas y Deontología de la Fundación, que es un órgano ético pero independiente de la FAPE.
Tras indicar que prácticamente todas las semanas entran quejas en este órgano, González ha señalado que la denuncia contra Évole ha llamado la atención al ser un caso "mediático".
Y al tiempo que ha considerado que estas cuestiones surjan en una sociedad occidental y democrática es algo que "enriquece, nunca empobrece", la presidenta de la FAPE ha expresado su opinión personal.
Así, como profesora de universidad que ha sido, ha reconocido que el documental le "gusta" en el sentido de que supone un experimento, pero como periodista le "cuesta" aceptarlo, toda vez que el reportaje "desconcierta", al emitirse en un programa en el que se espera información.