Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una entrada única permitirá visitar la Catedral de Burgos y tres templos más por ocho euros

El delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo, ha anunciado este miércoles la comercialización de una entrada única, con un precio de ocho euros, para visitar la Catedral de Burgos y las iglesias de San Nicolás, San Gil y San Esteban.
Se trata de una pulsera que, anudada en la muñeca, supone una reducción de cinco euros respecto al precio de las entradas de los cuatro monumentos por separado y que se pondrá a la venta entre el 19 de marzo y el 1 de noviembre como experiencia piloto.
El objetivo de esta iniciativa es incrementar las visitas a las iglesias de San Nicolás y San Gil, así como al Museo del Retablo de la iglesia de San Esteban, aprovechando para ello el reclamo de la Catedral.
La entrada conjunta, similar a la puesta en marcha en Toledo, pretende asimismo fomentar el turismo en la zona centro de la ciudad y posibilitar un mayor conocimiento del patrimonio religioso burgalés.
La pulsera turística, que podrá adquirirse en los cuatro templos, se presenta como un bono personal e intransferible, sin caducidad y que no perderá su valor mientras permanezca anudada en la muñeca.
La iglesia de San Esteban se caracteriza por poseer en su interior el Museo del Retablo, mientras que la iglesia de San Nicolás posee un singular retablo en piedra y la de San Gil posee una gran vinculación artística con la Catedral.
En la presentación de la entrada única han participado, además de Juan Álvarez Quevedo, el responsable del Museo del Retablo de San Esteban, Antonio Ibeas; el ecónomo Vicente Rebollo, y el párroco de la iglesia de San Nicolás, Elías González.