Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un perro muerde a una niña y su dueño no será juzgado porque el ataque ocurrió en un lugar privado

niña, ataque, perro, reino unido, 4 añostelecinco.es

Una niña británica de cuatro años fue atacada por un perro que le provocó heridas en la cara. La pequeña tuvo que ser sometida a una operación estética para evitar que le quedaran cicatrices de la agresión. El dueño del animal, un cruce de rotweiller con pastor alemán, no tendrá que responder ante la justicia porque el ataque no ocurrió en un espacio público.

Megan Fortune recibió 12 puntos de sutura en su cara, por el mordisco del animal, según publicó el 'Daily Mail'.
Además de los daños psicológicos que le quedaron como secuelas después del ataque del perro que la atacó cuando esta estaba en casa de su abuela.
La madre de la niña, Elizabet, de 25 años, considera inadmisible que un animal pueda mutilar así a un niño y que esto no tenga consecuencias para el dueño del animal.
La mujer, considera que este tendría que responder por el comportamiento de su mascota. "Me resulta difícil de creer que un perro pueda hacer esto, y mucho menos a un niño, sin que tenga consecuencias.
Sin embargo, la ley británica no contempla el enjuiciamiento del dueño si el ataque no ocurre en un lugar público. La niña fue mordida en la cara por el animal, mientras esta estaba en casa de su abuela.
Su abuela, María Hockley, cuidaba el perro de un amigo cuando este de forma inesperada la atacó. La policía intervino en el incidente, pero no recogió la denuncia, porque el ataque tuvo lugar en un domicilio particular y no se puede aplicar la ley de animales peligrosos.
La madre mostró su disgusto por la situación y definió la aplicación de la ley como "ridícula", además de pedir una modificación de la misma.
Después de la agresión la niña fue trasladada al hospital de Ipswic, donde los cirujanos plásticos atendieron sus heridas. Reparar el daño causado por los dientes del animal les llevó más de una hora.
A pesar de la ley en vigor, en Reino Unido existe la voluntad de modificarla. En ese sentido, el ministro de Bienestar Animal, Lord Taylor, aseguró estar "decididos a tomar medidas enérgicas contra las personas que no pueden mantener a sus perros bajo control.
"A principios de este año anunciamos que ibamos a cambiar la ley para que si un perro daña a alguien en una propiedad privada el propietario sea procesado, tal y como ya ocurre cuando la hace en lugares públicos.