Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una persona drogodependiente que acude a Proyecto Hombre genera un ahorro anual de 18.000 euros

Cada individuo con problemas de toxicomanía que no sigue una terapia en la organización genera un gasto diario medio de 55 euros
Una persona drogodependiente que acude a Proyecto Hombre para seguir un programa de tratamiento genera un ahorro de casi 18.000 euros al año a la sociedad balear, según un estudio "pionero" en España elaborado por esta organización, que recoge los costes y los beneficios del tratamiento de las drogodependencias en las Islas.
En una rueda de prensa, donde se ha presentado el mencionado estudio, el presidente de la organización en Baleares, Tomeu Català, ha destacado que "no invertir en Proyecto Hombre supone un gasto plus a la sociedad y a las administraciones", teniendo en cuenta que la organización atiende a unos 2.000 usuarios cada año.
El estudio se ha establecido sobre una muestra de 703 personas que iniciaron un tratamiento entre 2008 y 2009, y que no habían sido atendidas en otro centro hasta seis meses antes de entrar en Proyecto Hombre.
Este ahorro anual de 18.000 euros supone que cada día que un usuario está en tratamiento en la organización se genera un de ahorro de 48 euros.
Más concretamente, por cada euro invertido en el tratamiento de la drogodependencia en Proyecto Hombre Baleares, la sociedad de las Islas recibe un beneficio de 4,43 euros. Esto representa un margen de beneficios sociales del 343,2 por ciento.
Sin embargo, por cada persona drogodependiente que no sigue un tratamiento con Proyecto Hombre se genera un gasto diario medio de 55 euros, que al año supera los 20.000 euros.
AHORRO EN SANIDAD, EN PRISIÓN Y EN LA CALLE
El estudio, elaborado a partir del cuestionario Europasi, un instrumento clínico utilizado a nivel europeo, desglosa el ahorro en cuatro bloques. Respecto al sanitario, revela que 55 de los 703 participantes han estado infectados por VIH, de modo que cifra una media de 4,5 casos de infecciones por año de consumo.
En este sentido, el ahorro está en el coste que supone el tratamiento farmacológico de esta enfermedad (10.000 euros al año por individuo) si las personas drogodependientes acuden a Proyecto Hombre, ya que por cada 150 drogodependientes hay uno infectado por VIH al año. Además, el ahorro en sanidad también viene determinado por el coste que supone una cama hospitalaria cada día.
Las personas que se encuentran en procesos penitenciarios, también generan un ahorro a la sociedad si ingresan en Proyecto Hombre. En 2008, el coste por un interno en prisión era de 78 euros al día, mientras el tratamiento en Proyecto Hombre supone un coste de alrededor de 18 euros al día.
El ahorro persiste si el interno recibe permiso para realizar medidas alternativas a su ingreso, que consistan en continuar con el tratamiento en Proyecto Hombre, aunque ello suponga unos 3 euros al día para la Administración.
Frenar el consumo de drogas en la calle también revierte en un ahorro para la sociedad balear, ya que más del 80 por ciento de los ingresos laborales que recibe un drogodependiente se utilizan para consumir algún tipo de sustancia, lo que supone un gasto de 1.000 euros al mes.
Esta cantidad equivale al 46 por ciento de la media de ingresos anuales por hogar en España, lo que supone que la drogodependencia sitúa a las familias por debajo del umbral de la pobreza.
Finalmente, en el ámbito laboral, Proyecto Hombre Baleares señala que cada año un drogodependiente estaría provocando un coste de casi 5.300 euros en jornadas no trabajadas, pues explica que a medida que la adicción aumenta también lo hacen las bajas o enfermedades.
MÁS DE 39 MILLONES DE BENEFICIOS ENTRE 2008 Y 2010
El análisis entre los costes y los beneficios de Proyecto Hombre Baleares pone de manifiesto que entre 2008 y 2010, a través de los programas de tratamiento a la drogodependencia, se han generado más de 39 millones de euros para la sociedad balear.
En este período, las personas atendidas por la organización en las Islas habrían dejado de consumir sustancias por un valor de más de 20 millones de euros.
El volumen de ahorro en el ámbito sanitario es de casi 2 millones de euros, tan sólo en relación a los gastos de hospitalización y al gasto farmacéutico que habrían comportado los contagios de VIH evitados.
Además, casi 3 millones de euros corresponderían a ahorros de productividad en el ámbito laboral y cerca de 5 millones a ahorros generados en el ámbito jurídico-penal.
Asimismo, en estos años se han seguido generando más de 4 millones de euros de ahorro adicionales correspondientes a las altas terapéuticas que, una vez finalizado el tratamiento, las personas que la han recibido se han reincorporado plenamente a la sociedad y se mantienen abstinentes sin necesidad de permanecer en tratamiento.
En este sentido, cada año Proyecto Hombre Baleares otorga un 20 por ciento de altas terapéuticas, mientras un 96 por ciento de éstas se mantiene abstinente en un periodo de dos años. En 25 años, la organización en las Islas ha atendido a 15.000 personas drogodependientes.