Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas con discapacidad son "una oportunidad real de negocio" para las empresas, según un estudio

Las personas con discapacidad suponen para las empresas una oportunidad real de negocio si atienden sus necesidades con una oferta de productos y servicios diseñados con criterios de accesibilidad universal y diseño para todos, según el estudio 'El mercado potencial de las personas con discapacidad en España: Oportunidades para la creación de valor compartido', realizado por Fundación ONCE en colaboración con ESADE Business School y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI).
El trabajo ha sido presentado este miércoles 4 de mayo en Madrid en una jornada del Foro Inserta Responsable bajo el título 'El talento diverso como fuente de innovación hacia el mercado potencial de clientes con discapacidad y necesidades especiales en España'.
El estudio pone de manifiesto cómo el avance de la RSC ha contribuido a posicionar a las personas con discapacidad como un nicho de mercado al que prestar servicios y proveer de productos adecuados. En este sentido, el análisis revela que el papel de las pymes resulta fundamental por su capacidad de innovación y gestión para dar solución adaptada a cada segmento de mercado.
Igualmente, el informe señala que hay que identificar estrategias de valor compartido que permitan desarrollar soluciones que faciliten la inclusión de forma rentable, así como que la focalización en las necesidades de este colectivo puede constituir una oportunidad para generar valor económico extendiendo esas soluciones a otros colectivos del mercado como las personas mayores. Además, indica que existe la posibilidad de recuperar inversiones en investigación y desarrollo mediante la internalización del mercado.
Finalmente, el estudio desvela que, en algunos casos, y a iniciativa de las asociaciones, podrían activarse mecanismos de compra colaborativa, que permitan reducir costes de intermediación. Así, el informe dibuja dos posibles itinerarios de actuación: que las asociaciones sean las que lleven la iniciativa, identificando necesidades y organizando un proceso, con la colaboración de expertos y el encargo a una empresa para la fabricación en serie; y en el segundo itinerario, se trataría de crear una plataforma de colaboración público-privada en la que se pusieran en común necesidades, tecnologías, capacidades de gestión empresarial y financiación para impulsar proyectos.
"MÁS DE 11 MILLONES DE POTENCIALES CONSUMIDORES"
Al acto de presentación han asistido la secretaria y directora general de FSC Inserta, Virginia Carcedo; el presidente del Cermi, Luis Cayo Pérez Bueno; el director de relaciones institucionales de Esade, José María de la Villa; el vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán; y el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi.
Carcedo ha explicado que "el reto consiste en que las personas con discapacidad se conviertan en un objetivo preferente para las empresas". "Sólo en España, representamos más de once millones de potenciales consumidores y clientes, incluidas las familias --señala--. Acceder a todos los productos en igualdad de condiciones es un tema de derechos, pero también de rentabilidad y negocio".
Por su parte, Pérez Bueno ha incidido en el hecho de que, con este estudio, se ha aportado "un buen argumentario económico, no sólo voluntarista, sino contrastado con datos y cifras". "Las personas con discapacidad debemos contribuir también a alumbrar nuevos discursos que mejoren nuestra calidad de vida".
Por último, José María de la Villa, ha calificado esta investigación de "muy práctica", a la vez que ha destacado que sus conclusiones y recomendaciones "generan valor económico y social".
1.300 MILLONES DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD
Concretamente, el estudio ha sido realizado por los expertos Manuel Alfaro e Ismael Vallés, quien ha asegurado que hay que pensar en "el nicho de mercado" de las personas con discapacidad "aunque sólo sea por las cifras". En este sentido, Vallés ha recordado que en el mundo hay alrededor de 1.300 millones de personas con discapacidad, pero señala que el "problema" es que la cadena de negocio sigue centrándose en el producto, más que en los consumidores y sus necesidades reales. Según sostiene, de estos productos pensados para las personas con discapacidad, se podrán beneficiar otros colectivos: "¿Quién no quiere disfrutar de pequeños electrodomésticos con un uso más sencillo?, ¿quién no querría tener un hogar con puertas amplias, con pasillos más espaciosos?", ha reflexionado.
Por su parte, Alfaro considera que "existe una buena acogida de las empresas a todo lo que sea ampliar su mercado", pero éstas "tienen que introducir cambios en su manera de trabajar, han de contar con la participación de todos los actores implicados en la cadena de valor, también, por supuesto, con los consumidores, pero no al final del proceso, sino al principio".
Asimismo, el acto ha contado con un panel de directivos moderado por la directora del Programa Inserta, Mar Medeiros, en el que se han compartido buenas prácticas de empresas punteras en lo referente a la inclusión del talento diverso como estrategia empresarial.
En el panel han participado el director de Cultura Corporativa de Repsol, Jaime Martínez; el vicepresidente del Grupo Vips, Miguel Ángel García; la directora de RSC de Alcampo, Yolanda Fernández; la directora de Proyectos Sociales de la Fundación Vodafone, Mar Fernández; el vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE y presidente de Ilunion, Alberto Durán; y el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi.