Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 2.000 personas acuden al funeral de los niños fallecidos en el derrumbe de Sant Boi

San Boi despide a los cuatro pequeños fallecidos. Video: Informativos Telecinco.telecinco.es
Los cuerpos de los cuatro pequeños han llegado al polideportivo La Parellada, donde se ha oficiado el funeral. La ceremonia ha sido privada por expreso deseo de las familias. El Consistorio acordó este domingo la organización del acto en una reunión con los familiares.
Durante la homilía, el obispo ha recordado a las familias de las víctimas que no están solas y que toda una ciudad comparte su dolor, y ha querido dar "esperanza y fuerza" a las familias destrozadas por el dolor. El obispo de Sant Feliu también ha tenido un recuerdo para los ocho heridos en el siniestro que continúan hospitalizados y evolucionan favorablemente.
La asistencia de amigos y vecinos ha sido multitudinaria. El polideportivo se ha quedado pequeño y muchos se han tenido que quedar fuera. Ha sido muy emotivo. Los compañeros de los niños fallecidos han acudido vestidos con la camiseta y la gorra del equipo.
El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha asistido a la ceremonia. Junto a él ha estado también la ministra de Defensa, Carme Chacón.
Las víctimas son cuatro niños del equipo infantil del Club de Béisbol Sant Boi, que fallecieron el sábado por la mañana tras derrumbarse una instalación del estadio municipal de béisbol. El siniestro también provocó heridas en otras nueve personas, siete niños y dos adultos.
Inspeccionan el edificio siniestrado
Según publica 'El Periódico de Catalunya',  el primer informe de la policía científica de los Mossos d'Esquadra, tras la inspección ocular, ha descartado anomalías o defectos de construcción en la nave accidentada. La inspección de la policía autonómica no será la única.
El ayuntamiento de la localidad ya anunció el sábado que se encargará un peritaje del edificio derruido para concretar si influyó en su rápido derrumbe alguna circunstancia añadida al intenso vendaval que hizo añicos el túnel de bateo. El edificio, levantado en 1993, presentaba un buen estado aparente. Era una construcción muy sencilla, de cuatro paredes de bloques de hormigón huecos y una uralita uniforme en el techo. 
EB