Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas con el intestino irritable y diarrea tienen las defensas más activadas

Las personas con síndrome del intestino irritable y diarrea tienen más actividad inmunitaria en su intestino delgado que las personas sin esta enfermedad, según ha descubierto un equipo de investigadores del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR).
El hallazgo se ha publicado en las revistas 'Gut', 'Nature Reviews' y 'Gastroenterology and Hepatology', y podría usarse como marcador biológico para identificar la enfermedad, que actualmente solo se diagnostica por criterios clínicos y descarte de otras patologías, ha informado este miércoles el VHIR en un comunicado.
Para detectar la presencia de los anticuerpos en el intestino, los investigadores han realizado un análisis de expresión de genes de los pacientes, que ha revelado alteraciones a nivel molecular y celular que no se habían descrito antes y que están asociadas a la gravedad de la sintomatología.
Cuanto más activadas tienen los pacientes las defensas de su intestino, más síntomas sufren, siendo habituales el dolor, la incomodidad en la parte inferior del abdomen y las modificaciones en la forma y en la frecuencia de las deposiciones.
La elevada actividad inmunitaria solo se detecta en la segunda parte del intestino delgado, y no en su sangre, por lo que se trata de un fenómeno local que explica porqué los análisis rutinarios de los pacientes suelen salir normales y no existan indicadores para detectar la enfermedad.
El hallazgo sugiere que hay implicados una serie de microorganismos y alimentos --que todavía no están identificados--, que son los responsables de que se generen estos anticuerpos.
La reacción inmunitaria crónica está asociada a la gravedad de los síntomas, aunque actualmente se desconoce si el aumento de las defensas es la causa o la consecuencia de la enfermedad, que afecta a cerca del 15 por ciento de la población en los países desarrollados.