Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una de cada seis personas en el mundo pasa hambre, según la FAO

El director de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación , Jacques Diouf. EFE/Archivotelecinco.es
Una de cada seis personas pasa hambre, es decir 1.020 millones de seres humanos en todo el mundo, la mayor cifra de la historia, según denunció hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
El director de la FAO, Jacques Diouf, compareció hoy en conferencia de prensa junto a la directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Josette Sheeran, para presentar los resultados de la crisis económica global y los altos precios de los alimentos sobre el problema del hambre en el mundo.
Los datos publicados hoy indican que no sólo ha aumentado constantemente el número absoluto de personas hambrientas en el mundo, sino que desde hace tres años ha aumentado el porcentaje de la población mundial que pasa hambre.
Según afirmó Diouf, gracias a la "peligrosa mezcla de crisis económica y altos precios de los alimentos" el año pasado 100 millones de personas entraron en la categoría de hambrientos, lo que supuso "un incremento del 11 por ciento".
Entre los fenómenos que han provocado la situación están "la crisis financiera, la caída del comercio global y las presiones presupuestarias de muchos países".
Diouf aseguró que el año pasado creció el número de hambrientos "en todas las regiones del mundo", incluido el grupo de los países desarrollados donde el incremento, del 15,4 por ciento, fue el mayor del planeta.
El director de la FAO afirmó que los datos publicados hoy dan muestras de "la fragilidad y vulnerabilidad del sistema alimentario mundial", que ha llegado a una situación "más allá de las proporciones humanitarias".
Por eso, Diouf diagnosticó que es necesario crear "un nuevo orden alimentario mundial" y puso su esperanza en una conferencia mundial sobre alimentos que se desarrollará en noviembre de este año.
Éste es "un problema político", según Diouf, ya que en 2050 habrá que "alimentar a la población mundial", que habrá crecido hasta los "9.200 millones de personas".
Tanto Diouf, como Sheeran y el representante del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), Matthw Wyatt, se mostraron de acuerdo en que la crisis alimentaria no se debe "a una falta de conocimientos", porque ya se están poniendo en práctica medidas cuyo éxito está comprobado.
Sheeran explicó que su organización ya ha puesto en marcha programas en los que no se ofrece comida a los necesitados, sino que se les entregan vales para que compren alimentos "en los mercados locales".
Según Sheeran, estos mecanismos mejoran la economía local y fortalecen la seguridad alimentaria a largo plazo, además de paliar el hambre en aquellos lugares donde se necesita.
La representante del PMA explicó que a pesar de que recientemente han bajado los precios de los alimentos en el mercado global, en algunos países necesitados los precios han subido.
Ante el hambre, explicó Sheeran, existen tres opciones: "protestar, migrar o morir".
Sheeran dijo que "un mundo hambriento es un mundo peligroso" y se refirió a que mientras entre 1969 y 2004 el porcentaje de personas hambrientas en el mundo cayó del 27 por ciento al 17-18 por ciento, hoy ese porcentaje está subiendo.
La representante del PMA apuntó que se podría estabilizar la crisis alimentaria mundial "con sólo un 1 por ciento o menos de los paquetes de estímulo" que los gobiernos de todo el mundo han diseñado para salir de la crisis.
Por eso, tanto Sheeran como Diouf aseguraron que presionarán para que organismos como el G20 o el G8, que se reúne en la ciudad italiana de L'Aquila entre el 8 y el 10 de julio, sitúen el problema del hambre en lo más alto de la agenda política mundial.