Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 6.800 personas murieron en la UE por sobredosis en 2014

Unos 1,2 millones de personas recibieron tratamiento por consumo de drogas ilegales en la Unión Europea en 2014
Al menos 6.800 personas murieron en la UE por sobredosis en 2014, principalmente por el consumo de heroína y otros opioides, según se desprende del 'Informe Europeo de Drogas 2016: Tendencias y Desarrollos', presentado por la Agencia sobre drogas de la UE (OEDT) en Lisboa, que deja patente que el mercado de las drogas en Europa sigue siendo resistente y las amenazas planteadas por los mercados de drogas en internet.
El informe señala que la cifra es ligeramente superior a la del año anterior -para 2013, la tasa de mortalidad media por sobredosis en Europa se estimó en 16 casos por un millón de habitantes de 15 a 64 años de edad-; en cuanto al perfil, se da en consumidores de opioides mayores de edad (35-50), aunque en algunos países como Suecia también se han observado muertes por sobredosis entre los menores de 25 años, "lo que justifica un análisis en más profundidad".
En varios países que tradicionalmente se enfrentan a problemas con los opioides se han notificado incrementos preocupantes de este tipo de muertes (Irlanda, Lituania, Suecia y Reino Unido). Los motivos del aumento de los casos de sobredosis mortales no están claros, pero pueden intervenir diversos factores, como el aumento de la disponibilidad de la heroína, una mayor pureza, el envejecimiento de los consumidores y el cambio de las pautas de consumo, incluido el consumo de opioides sintéticos y medicamentos.
La heroína sigue siendo el opioide más consumido, aunque cada vez se observa un consumo abusivo de opioides sintéticos y se ha producido un aumento del número de países que citan los opioides sintéticos como la droga principal consumida por aquellos que inician un tratamiento.
Los opioides sintéticos utilizados en tratamientos de sustitución (como la metadona y la buprenorfina) también suelen figurar en informes toxicológicos y estas sustancias se asocian a una parte importante de las muertes relacionadas con las drogas en algunos países (Irlanda, Francia, Finlandia y Reino Unido).
Las estrategias para prevenir el desvío de medicamentos para tratamientos de sustitución de opioides ocupan hoy un lugar destacado en un nuevo análisis del EMCDDA. El informe estima que unos 1,2 millones de personas recibieron tratamiento por consumo de drogas ilegales en la Unión Europea en 2014 (1,5 millones incluyendo a Noruega y Turquía).
Nuevos daños y alertas de salud pública
Más allá de las muertes, el informe denuncia los datos que el abuso de las drogas provoca en la salud. Así, se informa que, a través del Sistema de Alerta Temprana de la UE (EWS) sobre nuevas sustancias psicoactivas (NSP), se han emitido 34 alertas de salud pública a los Estados miembros en relación con el consumo de las nuevas sustancias psicoactivas desde 2014.
El número, el tipo y la disponibilidad de las nuevas sustancias psicoactivas en el mercado europeo continúa incrementándose y ya son más de 560 las nuevas sustancias psicoactivas objeto de seguimiento por parte de la agencia. En 2015 se notificaron por vez primera 98 sustancias nuevas frente a las 101 en 2014).
Una vez más, en la lista de nuevas sustancias notificadas predominaban los cannabinoides sintéticos y las catinonas sintéticas (24 y 26 sustancias notificadas, respectivamente). "La respuesta rápida y eficaz a la venta de nuevas sustancias psicoactivas, en algunas de las cuales se ha detectado una elevada toxicidad, constituye un reto importante", señalan.
"Determinados consumidores jóvenes podrían estar actuando, sin saberlo, como conejillos de Indias de sustancias cuyos posibles riesgos para la salud son en gran parte desconocidos", señala el informe, que destaca la venta de cannabinoides sintéticos, vendidos como sustitutos legales del cannabis, pueden ser muy tóxicos y ya se ha informado de envenenamientos en masa,
Asimismo, en febrero de 2016, el EMCDDA emitió una alerta en relación con el MDMA-CHMICA, un cannabinoide sintético asociado a 13 muertes y 23 intoxicaciones no mortales en Europa desde 2014. Las catinonas sintéticas se venden como sustitutos legales de estimulantes como anfetamina, MDMA y cocaína.
También en 2015, 32 muertes sobrevenidas en Europa guardaban relación con el opioide sintético acetilfentanilo, lo que dio lugar a la realización de un análisis por parte de EMCDDA-Europol.
LA COCAÍNA ES LA DROGA MÁS CONSUMIDA
La cocaína sigue siendo la droga estimulante ilegal más consumida en Europa: casi 2,4 millones de adultos jóvenes (15-34 años) afirman haberla consumido en el último año. En 2014, 60.000 pacientes que iniciaron tratamiento especializado y 27.000 pacientes nuevos que iniciaron tratamiento por primera vez citaron la cocaína como droga principal.
El consumo de cocaína es mayor en los países del sur y el oeste de Europa, lo que refleja los puntos por los que entra la droga y las rutas de tráfico, mientras que el consumo de anfetaminas (anfetamina y metanfetamina) predomina más en los países del norte y el este.
El informe describe cómo "los problemas relacionados con los estimulantes resultan cada vez más visibles". En algunos países, suscita preocupación el incremento del número de demandas de tratamiento para problemas relacionados con las anfetaminas, a pesar de los niveles de consumo relativamente estables.
En general, en la última década, Europa ha asistido a un incremento del 50% en el número de consumidores que inician un tratamiento por primera vez siendo las anfetaminas la droga principal. Esta tendencia se ha visto impulsada en gran medida por los incrementos del consumo de anfetaminas en Alemania y, en menor medida, de metanfetamina en la República Checa.
SEXO Y DROGAS
Estas prácticas denominadas de 'slamming', es decir combinación de sexo y drogas se asocian a conductas sexuales de alto riesgo, lo que indica la necesidad de reforzar la cooperación y la respuesta conjunta de los servicios encargados de ofrecer tratamiento contra la drogodependencia y de los servicios de salud sexual.
No obstante, continua la disminución a largo plazo del número de nuevos diagnósticos de VIH entre consumidores de drogas por vía parenteral en la UE. En 2014, el número de nuevos diagnósticos de VIH notificados entre este tipo de consumidores fue de 1.236, el más bajo de la década. Sin embargo, en 2015, se detectaron brotes localizados de VIH en algunas poblaciones marginadas de Irlanda, Luxemburgo y el Reino Unido (Escocia).
Los cambios en las pautas de consumo de drogas, sobre todo el aumento del consumo de estimulantes por vía parenteral, fueron factores que contribuyeron a tales brotes. Mientras, se observa que la hepatitis C es altamente prevalente en Europa entre los usuarios de drogas por vía parenteral (UDVP), con prevalencias de anticuerpos frente al VHC entre el 15% y el 84% en las muestras nacionales durante el periodo de 2013-14.