Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 70% de las personas que presencian una parada cardíaca no ayuda porque no sabe cómo actuar

Alrededor del 70 por ciento de las personas que presencian una parada cardiaca asegura que no ayuda porque no sabe qué tiene que hacer, y la intervención dentro de los tres o cuatro primeros minutos aumenta las posibilidades de supervivencia en más del 50 por ciento.
Por lo tanto, si se aumentara el porcentaje de personas que aprenden e inician las medidas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y la Desfibrilación Automática (DEA), se podrían salvar 100.000 vidas en Europa cada año, por lo que es imprescindible la información y la formación, señalan desde la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).
Asimismo, la organización insiste en que es "sumamente importante transmitir a la población en general que realizar maniobras de RCP no le puede hacer daño al paciente", de hecho "se le hace más daño si no se realizan estas maniobras cuando está indicado".
Por este motivo, la SEPEAP formará en RCP durante la celebración de su XXVIII Congreso del 23 al 25 de octubre en Valencia a 302 niños de entre 11 y 13 años, bajo el lema 'Salva una vida'. Los participantes practicarán estas técnicas de primeros auxilios acompañados de médicos y recibirán un diploma acreditativo de su formación.
IMPORTANCIA DE LA LLAMADA "CADENA DE SUPERVIVENCIA"
La principal causa de paro cardíaco, generalmente de aparición repentina e inesperada en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado, es el infarto agudo de miocardio. Quienes sufren un paro cardíaco y no son atendidos rápidamente pueden morir al cabo de unos minutos.
La supervivencia a un paro cardíaco depende de que se realicen por parte de los testigos de una serie de acciones encadenadas, llamada cadena de supervivencia. Los pasos a seguir son reconocer la situación, alertar al 112 ó 061, iniciar RCP, efectuar una DEA, y apoyo cardiovascular avanzado precoz, prestado por los servicios de urgencias y emergencias.
"Solo así aumenta la supervivencia en de un 200 por ciento a un 300 por ciento", han detallado. Sin embargo, hoy en día sólo se realizan estas maniobras a un 20 por ciento de las personas que sufren un paro cardíaco fuera del hospital.
"En Europa se producen 1.000 muertes al día por parada cardiaca, 100 en España, como si cada día se estrellaran dos aviones tamaño jumbo y no hubiera supervivientes", han comparado miembros de la SEPEAP. Cada año fallecen alrededor de 350.000 personas en Europa a consecuencia de muerte súbita fuera los hospitales (30.000 en España).
En este sentido han recordado que el hecho de que la población aprenda a realizar técnicas de RCP "podría salvar la vida de 100.000 personas cada año solo en Europa".