Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 15.800 personas fueron víctimas de la trata de seres humanos en la UE entre 2013 y 2014

Más de 15.800 personas fueron víctimas de trata de seres humanos en la Unión Europea entre 2013 y 2014, de las que el 76 por ciento fueron mujeres y un 21 por ciento menores de edad, según los datos publicados este miércoles por la Comisión Europea.
"Es moral y legalmente inaceptable e inexcusable que en el siglo XXI se compren, vendan y sean explotados seres humanos en la Unión Europea como si fueran mercancía", ha lamentado en una rueda de prensa el comisario de Interior e Inmigración, Dimistris Avramopoulos.
El comisario ha recordado que existe un marco jurídico "sólido" destinado a combatir este problema, asegurar protección a las víctimas y llevar ante la justicia a los responsables, por lo que ha pedido diligencia para ponerlo en marcha.
El informe hecho público por Bruselas no ofrece datos por Estados miembros, pero alerta de que la explotación sexual es de lejos la motivación de la mayoría de casos registrados, en concreto del 67 % de la forma de trata sufrida por las 15.846 víctimas en la UE.
"Es hora de que los Estados miembros intensifiquen sus esfuerzos para aplicar de forma eficaz la directiva sobre lucha contra la trata de seres humanos y cumplan con sus obligaciones", ha pedido, por su parte, la coordinadora europea para esta lucha, Myria Vassiliadou.
Según los datos del informe, la explotación sexual está en la base del 67 % de los casos de tráfico de personas, seguido de la explotación laboral (21 %).
Además, en su gran mayoría las víctimas son mujeres (76 %) y al menos un 21 % son menores de edad (16 % niñas y 5 % niños), un colectivo cada vez más afectado, como las personas con discapacidad y del colectivo gitano.
Bruselas advierte de que las cifras de explotación pueden ser mucho mayores de las registradas por las autoridades nacionales.