Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La píldora anticonceptiva masculina, un ansiado tesoro que no llega

Los científicos llevan años detrás de la píldora anticonceptiva masculina. Lograr que la azooespermia, la eyaculación sin espermatozoides, sea una realidad no parece fácil. Existen numerosos estudios al respecto, pero ninguno definitivo. Los médicos aseguran que llegará, aunque tardará en hacerlo porque aún se desconocen los efectos secundarios a largo plazo y las vías de administración. "Va a existir", pero de momento "no es una realidad".
El problema radica, "después de muchos estudios, en que ninguno es definitivo", explica el doctor Javier Romero Otero, miembro del colegio de Médicos de Madrid y andrólogo del hospital 12 de Octubre. El porcentaje de no embarazos no se ha conseguido al 100%, asegura. La combinación de testosterona y progestágeno, puede causar azooespermia, la eyaculación sin espermatozoides. Este es el secreto de la ansiada y no sabemos si bien llamada píldora anticonceptiva masculina.
El camino que le queda a la comunidad científica no parece corto. Ahora, la OMS ha retomado un estudio de 1996. El secreto está en hallar los tipos y la cantidad adecuada de testosterona y progestágeno a administrar, de forma que no se perjudique la actividad sexual o se causen problemas de próstata, entre otros.
Inyecciones, parches o compuestos orales
Al igual que ocurre con el anticonceptivo que toma la mujer, el del hombre también acarreará cambios hormonales y efectos secundarios a largo plazo, que aún se desconocen, comenta el doctor Romero. Además, señala que queda por determinar la vía de administración. Podrían ser inyecciones, parches o compuestos orales. De ahí que llamarla píldora masculina resulte aventurado.
Todo apunta a que la píldora anticonceptiva masculina "va a existir", pero de momento "no es una realidad", ya que "ni siquiera está en vías de aceptación", explica el andrólogo. Pueden pasar años hasta que llegue al mercado.
Tarde más o menos, lo cierto es que los hombres parece que aceptarán más de buen grado que las mujeres este futuro método anticonceptivo. Al menos es lo que recoge una encuesta de la Universidad de Teesside, en Reino Unido.
La directora del estudio, Judith Eberhardt, afirma que, aunque "tanto hombres como mujeres tienen actitudes positivas hacia la píldora masculina, ellas no confían en que ellos recuerden tomarla". Por eso, la investigadora recomienda a las farmacéuticas que, llegado el futuro anticonceptivo, realicen campañas de promoción, dirigidas no solo a hombres.