Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pinchazo del teléfono de El Cuco no aportó nada a la investigación

El Cuco en el centro de la imagen junto con Miguel Carcaño y Samuel.telecinco.es
La Audiencia provincial de Sevilla autorizó las escuchas durante un mes, a pesar de la oposición inicial del juzgado de menores. Al cabo de 30 días de seguimiento de las conversaciones de El Cuco con su familia, los agentes no hallaron datos relevantes para la investigación y se cortaron las intervenciones, según publica el Diario de Sevilla
La Fiscalía había solicitado el pinchazo porque pensaba que así podría llegar a conocerse algún detalle de interés que ayudase a encontrar el cuerpo de Marta del Castillo, cuya búsqueda estaba resultando infructuosa en el vertedero de Alcalá de Guadaíra.
Este pinchazo de teléfono coincidió también con las escuchas a Miguel Carcaño, principal imputado, su hermano Javier Delgado, y su amigo Samuel Benítez Pérez. En ninguna de ellas, salvo en las conversaciones de Miguel con su abogado, se descubrió nada.
Carcaño se reafirmó por teléfono en su última versión de los hechos. Supuestamente después del asesinato de Marta del Castillo, él mismo y El Cuco arrojaron el cuerpo a un contenedor próximo a su domicilio de la calle León XIII. En otra conversación señaló que quizás después de que la arrojaran regresaron y la sacaron del recipiente.
El martes, Samuel fue el último de los implicados en la desaparición de Marta que pasó por el juzgado para que el magistrado fijase su fianza para hacer frente a las futuras indemnizaciones a pagar a la familia de la joven sevillana.