Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La población en los campamentos instalados en Haití tras el terremoto sigue sin bajar del medio millón, denuncia la OIM

La población en los campamentos levantados en Haití tras el terremoto de enero de 2010 sigue sin caer del medio millón, según ha denunciado este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha advertido de que estos desplazados siguen sin poder volver a sus hogares destruidos.
En concreto, los datos estadísticos relativos a diciembre recogen que 550.560 personas vivían en estos campamentos, una mínima caída desde la 594.811 registradas en julio de este año. Alrededor del 36 por ciento de la población original de estos campamentos, que llegaron a albergar 1,5 millones de personas en julio de 2010, sigue sin poder abandonar estos enclaves.
Sobre los desplazados internos, su cifra ha caído un 9 por ciento, de los 149.317 registrados en julio a los 135.961 de septiembre, explica la OIM en un comunicado.
Para el responsable de la misión de esta organización en Haití, Luca Dall'Oglio, que estas personas puedan volver a sus comunidades originales "es la principal prioridad". "Las zonas de la capital devastadas por el terremoto están logrando, finalmente, la atención que se merecen, lo que permitirá a la OIM incrementar el número de personas a las que facilitamos la vuelta", ha indicado.
La estrategia de la OIM pasa por acompañar a estos desplazados de vuelta a sus comunidades o facilitarles un refugio de transición alternativo a los campamentos. Además, también proporciona asistencia y recursos a estas familias.
Sin embargo, el ritmo de evacuaciones ha caído considerablemente en los últimos meses debido a la "complejidad" del desplazamiento, la pobreza y la falta en muchos casos de vivienda a la que regresar. Estas personas sin hogar viven en tiendas de plástico cuya resistencia es insuficiente frente al viento y la lluvia, como ha quedado de manifiesto en la temporada de huracanes.