Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 10% de la población mundial padece algún tipo de daño renal

El 10 por ciento de la población mundial padece algún tipo de daño renal, según han informado expertos con motivo de la celebración de la 'XI edición del Día Mundial del Riñón', una iniciativa organizada por la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y la Federación Internacional de Fundaciones del Riñón (IFKF), bajo el lema 'Enfermedad renal y la infancia'.
Y es que, según las últimas cifras, la enfermedad renal crónica (ERC) aumentará su incidencia un 17 por ciento en los próximos 10 años, siendo actualmente reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones como un problema mundial de salud pública.
De hecho, los diferentes tipos de enfermedad renal afectan a millones de personas en el mundo, incluyendo muchos niños y niñas. En este sentido, algunos de ellos nacen con la enfermedad renal y otros son diagnosticados siendo aún muy jóvenes.
LA ENFERMEDAD RENAL EN LOS NIÑOS
Los síntomas de la enfermedad renal en la infancia son a menudo poco o nada específicos, lo que significa que hay un riesgo de que los problemas del riñón pueden pasarse por alto en los niños y niñas. Las principales causas de insuficiencia renal en los niños son condiciones hereditarias y a menudo carecen de indicadores obvios como puedan ser la hematuria (glóbulos rojos en la orina), la hipertensión (presión arterial alta) o los edemas (hinchazón).
Además, la enfermedad renal que se hace evidente en la edad adulta puede ocurrir con más frecuencia en personas con factores de riesgo que se pueden detectar en la infancia. Por tanto, a juicio de los expertos, es "crucial" fomentar y facilitar la educación, la detección temprana y un estilo de vida saludable en los niños, desde el nacimiento y continuándolo hasta la vejez, para combatir el aumento de enfermedades renales que se pueden prevenir, incluyendo insuficiencia renal aguda (IRA) y ERC y tratar a los niños con trastornos congénitos y adquiridos de los riñones.
"Es importante tener en cuenta y detectar la enfermedad renal pediátrica. La enfermedad renal puede ser tratada, incluso en nuestros pacientes más pequeños. Además, dado que gran parte de la enfermedad renal en adultos tiene sus raíces en la infancia, es fundamental centrarse en este periodo si queremos prevenir y curar las enfermedades renales", ha informado la médico y profesora de Pediatría en la Harvard Medical School y consultora senior en Nefrología pediátrica en el Hospital para niños MassGeneral, Julie Ingelfinger.