Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez podría cerrar la instrucción del caso de Marta del Castillo

El juez Francisco de Asís Molina ha recabado todos los indicios posibles contra los imputados por la muerte de Marta, Muguel Carcaño, su hermano Javier, su amigo Samuel y el menor llamado El Cuco, ha decidido cerrar la instrucción y prepararlo todo para el juicio, según informa El Correo de Sevilla.
El juez ha levantado el secreto de sumario. Así, los abogados defensores ya tiene el registro de llamadas de los imputados. En la noche de la desaparición de la joven son numerosos los cruces de llamadas entre ellos.
Las partes están a al espera de algunas pruebas de ADN y de la declaración de algunos testigos secundarios. Asís Molina no espera encontrar aquí nada relevante para la investigación y cerrará la investigación judicial.
La Policía sigue creyendo en los datos iniciales. Es decir, que Marta murió a última hora de la tarde que los detenidos tiraron su cadáver al río desde el puente de Camas. Después sobre las once de la noche Miguel regresó a dormir en la casa en la que entonces vivía con su novia, una menor de 14 años.
El caso será enviado pronto a juicio. Y aunque al principio la muerte de Marta tendría que haber sido enjuiciada por un jurado popular, ahora lo hará un tribunal porque se ha añadido el delito de violación. Fue Miguel quién dijo en su última declaración que él y El Cuco abusaron sexualmente de la joven.
Registro de llamadas
Un informe de la Policía entregado al juzgado que lleva el caso recoge que el asesino confeso, Miguel C.D., recibió en su móvil tres llamadas sucesivas a partir de la 1.37 horas de la madrugada del 25 de enero, canalizadas a través del repetidor de Camas (Sevilla), y que confirman su declaración de que a esa hora estaba en casa de su novia en esa localidad.

Sin embargo, un vecino de la calle León XIII de Sevilla ha declarado que a la 1.30 horas vio a Miguel en el pasillo del portal de su vivienda empujando una silla de ruedas con un bulto, lo que según la Policía demostraría que fue entonces cuando arrojó el cuerpo de la joven a un contenedor de basuras.

La hora fijada por este testigo está corroborada por la llamada que en ese momento hizo desde su móvil, así como por la declaración de su novia, que lo acompañaba, y por el dueño de un bar que en torno a las 2.00 horas vio a dos jóvenes empujando una silla de ruedas por la calle.

En busca de una coartada

El informe policial recoge que Miguel realizó desde su móvil dos llamadas al de Marta, una a las 4.36 horas y otra a las 5.22 horas de la madrugada del día 25, lo que hace sospechar a la Policía que las hizo por consejo de su hermano mayor para "buscar una posible coartada" puesto que a esa hora "la menor ya había fallecido, circunstancia que conocían ambos hermanos".

En cuanto al hermano mayor también encarcelado, Francisco Javier D.M., la Policía dice que a las 20.41 horas del día 24 llamó a su novia desde el repetidor de la calle Mar Caspio, lo que lo sitúa en el domicilio de León XIII donde se produjo el crimen, pero a las 21.01 horas llamó a su ex esposa desde la antena de la Carretera de Carmona, próxima al domicilio de esta mujer, con la que cenó a continuación.

Samuel B.P., que según la Policía ayudó a Miguel a deshacerse del cuerpo de Marta, recibió llamadas entre las 21.24 horas del día 24 y la 1.13 horas de la siguiente madrugada que lo sitúan en la barriada de Montequinto de Dos Hermanas (Sevilla), lo que confirma su declaración de que no se trasladó a Sevilla hasta las 2.20 horas para unirse a la búsqueda de Marta. RSO / EB