Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía mata a un joven vestido de nazi

Dos policías matan en el estado norteamericano de Washington a un joven universitario disfrazado con un uniforme nazi y que portaba una pistola de la Segunda Guerra Mundial. El muchacho, un "excéntrico fanático de la Historia", según cuentas sus amigos y familiares, celebraba una fiesta en la que corrió el alcohol y se oyeron disparos.
Tras recibir varias llamadas telefónicas de vecinos que decían haber escuchado varios disparos, los agentes se desplazaron hasta la casa de Miles Murphy, un universitario de 22 años de edad, en Seattle. Al llegar al lugar, los dos policías se encontraron con una fiesta y con que el joven vestía un uniforme alemán nazi.
Además, Murphy empuñaba un rifle con bayoneta perteneciente a las tropas alemanas de la Segunda Guerra Mundial con el que apuntó a los agentes. Estos exigieron al joven que bajase el arma. Ante la negativa de este, los policías le dispararon hasta en siete ocasiones. Murphy fue trasladado inmediatamente a un hospital, donde murió.
Los guardias encontraron en la casa de Miles Murphy, donde se celebraba la fiesta, botellas de alcohol, munición para armas y una gran colección de objetos, fotografías y uniformes de origen alemán, ruso y nazi. Algunos testigos aseguraron a los agentes que durante la noche habían disparado algunas armas con el fin de practicar su puntería.
A pesar de todo, familiares y amigos del fallecido aseguran que Murphy "no era un nazi". "Simplemente le fascinaba el pasado... Le gustaba disfrazarse y divertirse", dicen. "Era pacífico e inofensivo", aseguran. Estudiaba Letras Alemanas, quería ser profesor de Literatura alemana y poseía mucha parafernalia sobre la Alemania de la Segunda Guerra Mundial.
Fuentes policiales, que han calificado el incidente de "verdaderamente triste", han abierto una investigación para determinar la responsabilidad de los dos policías.
MV