Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco policías tuvieron contacto físico con el fallecido al ser detenido en Cunit

El detenido sufrió una parada cardiorrespiratoria cuando su mujer intentaba tranquilizarle
Dos agentes de la Policía Local de Cunit (Tarragona) y tres de los Mossos d'Esquadra tuvieron contacto físico con el hombre que murió este lunes en la localidad tras ser reducido por los policías, ha informado el intendente Xavier Porcuna, portavoz de los Mossos d'Esquadra.
El número de agentes que participaron en la detención del hombre fue de ocho policías en total, dos locales y seis Mossos, tres de los cuales trabajaron para garantizar la seguridad de la zona, según ha explicado el intendente a los medios este martes.
La Policía Local de Cunit, conocedora de los 50 antecedentes policiales del hombre y de que estaba requerido por un juzgado de Huesca, lo identificó.
"A la vista de que esta persona, en otras ocasiones, había mostrado una resistencia muy elevada y una alta agresividad con otros agentes de la policía, pidieron el apoyo del cuerpo de Mossos d'Esquadra para realizar la detención", ha dicho Porcuna.
El intendente también ha asegurado que las primeras informaciones que tienen los Mossos de los testigos que presenciaron los hechos coinciden con la versión de todos los agentes que intervinieron en la detención.
Fuentes conocedoras del caso han relatado que fueron cuatro agentes --dos policías locales y dos mossos-- los que redujeron y engrilletaron al detenido y, posteriormente, otro mosso se unió a ellos para controlar al hombre, mientras que los demás no tuvieron ningún contacto físico con él.
Las mismas fuentes aseguran que el hombre iba acompañado de su mujer y de sus padres, y que sufrió la parada cardiorrespiratoria cuando su mujer trataba de tranquilizarle, como le pidieron los agentes.
El Juzgado de Instrucción 2 de El Vendrell (Tarragona) ha abierto diligencias y está a la espera de recibir el resultado de la autopsia para continuar con la instrucción.