Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos del pueblo portugués de Valença do Minho quieren ser españoles

Varios vecinos de Valença do Minho protestan en la calle con banderas españolas. Foto: EFEtelecinco.es
Centenares de banderas españolas ondean en las ventanas y balcones del pueblo portugués de Valença do Minho. Además, el martes sus vecinos se manifestaron en la calle con las mismas banderas para reclamar su españolidad. Esta es su forma de protestar por el cierre de su centro de salud y de agradecer a los sanitarios del pueblo gallego de Tui que les atiendan cada vez que necesitan ir al médico.
La protesta vecinal llegó hasta el puente internacional sobre el río Miño, donde se vieron decenas de coches a marcha lenta, pitos y bocinas. Pero algunos vecinos no pudieron salir con sus coches del pueblo por el dispositivo policial organizado por las autoridades de Valença do Minho. En la parte española también se vieron agentes de la Guardia Civil.
Los "viva España" acompañaban a las banderas españolas. Los vecinos lusos aseguran que el centro de salud más cercano, dentro de Portugal, está a 25 kilómetros y el hospital más próximo, a 51.
Los manifestantes aseguran que se han sentido mejor tratados "al otro lado de la frontera" que en su propio país. El alcalde de Tui les ha mostrado su apoyo. Desde que cerró el centro de salud con servicio de urgencias de 24 horas, los ciudadanos descontentos no han dejado de protagonizar protestas.
Racionalización de recursos
El recorte de los servicios del centro sanitario de Valença, de unos 15.000 habitantes, está incluido en un plan del Gobierno portugués para racionalizar los servicios sanitarios y reducir sus costes, sobre todo en zonas rurales.
El Ministerio luso de Sanidad aseguró que la atención a los ciudadanos de Valença está garantizada con la nueva reestructuración, y medios oficiales vincularon las protestas con los intereses políticos de la oposición al Gobierno socialista.
La reestructuración sanitaria, que el primer ministro José Sócrates acometió ya en su primer Gobierno (2005-2009), levantó también sonoras protestas en el municipio de Elvas cuando fue cerrado en 2006 su centro de maternidad y esos servicios pasaron a otros hospitales próximos, incluido uno de la cercana ciudad española de Badajoz.
Los convenios comunitarios sobre Seguridad Social, reforzados con algunos acuerdos específicos entre Portugal y España, permiten a los ciudadanos de uno y otro país usar la tarjeta sanitaria europea para recibir atención en hospitales y consultorios del país vecino y compensar los costos a través de las respectivas administraciones. EBP