Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cuatro prendas de ropa interior que pueden dañar tu salud íntima

tangaGTRES

Pueden evitar marcas y transparencias o hacer parecer más sexy, pero la ropa interior también puede causar infecciones y mal olor. El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología advierte de los graves problemas que pueden causar prendas como los tangas. 

Al elegir la ropa interior se puede obtar por prendas diminutas, sin embargo, hay que tener mucho cuidado ya que algunas pueden alterar el ph de la zona íntima, causar infecciones y malos olores. 
“Si no tienes ninguna infección en tu zona íntima, entonces el problema podría estar en la ropa interior que estás utilizando porque los materiales con los que están hechas favorecen la proliferación de las bacterias o no permiten que circule el aire”, explica Raquel B. Dardik, ginecóloga del NYU Langone Medical Center en declaraciones recogidas por Noticias 24. El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología advierte de que la ropa interior puede provocar mal olor. 
Tanga
La tira que va de la vulva al recto facilita la transmisión de bacterias ya que altera la flora y el ph vaginal y provoca secreción vaginal.
Tanga de hilo
Además de su incomodez, favorece la aparición de infecciones vaginales. Su tira irrita y causa sensación de ardor. 
C-String
Al ser una especie de clip, su interior puede ser de metal o plástico lo que provoca serias irritaciones en la zona íntima.
Calzón faja
Puede resultar ideal para estilizar la figura, pero su confección con materiales sintéticos ajustados al cuerpo reduce la circulación del aire y provoca sudoración y mal olor.
El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología recomienda seguir revisiones periódicas de ginecología para procurar una adecuada salud sexual.