Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer afirma que presenció "todo tipo de vejaciones, insultos y posesión psicológica" del líder de los 'miguelianos'

Una mujer que, junto a su marido y sus tres hijas, fue miembro de la extinta Orden y Mandato de San Miguel Arcángel --dos de sus hijas siguen en este grupo, conocido como de los 'miguelianos'--, ha declarado este viernes que presenció "todo tipo de actos, vejaciones, insultos, humillaciones y posesión psicológica" de Miguel Rosendo hacia los demás miembros de la Orden.
Así lo ha comunicado a Europa Press la abogada de la acusación, Ana Reguera, que ha indicado que esta mujer fue "testigo muy directo" de estos actos porque, junto a sus familiares, estuvo viviendo en un chalet en Mougás, en Santa María de Oia (Pontevedra), en el que la Orden tenía su centro de operaciones.
La mujer ha declarado en la mañana de este viernes ante la jueza de Instrucción número 1 de Tui (Pontevedra), declaración se ha reanudado después de que le diese un ataque de ansiedad en una comparecencia anterior, obligando a suspenderla; y además de comunicar los actos que presenció, trasladó "lo que escuchó al resto de chicas" sobre los abusos sexuales.
Según ha afirmado la abogada de la acusación, esta mujer también ha ratificado, como ya declaró su marido previamente, que "entregó todo" lo que tenía a Miguel Rosendo, "desde sus hijas hasta dinero, joyas, ropa... Todo". "Se quedó con una mano delante y otra detrás", ha manifestado.
La letrada, que ha incidido en que esta mujer, al igual que otras personas que declararon previamente, vivió esta situación "en primera persona", ha subrayado que la madre "lo único que quiere es que sus hijas sean libres y que nadie decida por ellas". A renglón seguido ha confirmado que el matrimonio sigue sin saber nada de las dos hijas que continúan dentro de la Orden.