Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Fiscalización del Tribunal de Cuentas pide competencias "para prevenir la corrupción"

El presidente de la Sección de Fiscalización del Tribunal de Cuentas, Javier Medina Guijarro, ha pedido este martes desde Santander que competencias para "prevenir la corrupción" y hacer "más efectiva" la colaboración de este organismo en este ámbito.
Según ha informado la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en nota de prensa, Medina ha recordado que el Tribunal de Cuentas "no está concebido para ser una institución cuya misión principal sea lucha contra la corrupción, ni nuestra constitución ni leyes nos han facultado para ellos", pese a lo cual, ha añadido, "no podemos ser totalmente ajenos".
Así se ha pronunciado durante su intervención en el encuentro 'El Tribunal de Cuentas y la lucha contra la corrupción: actualidad, funcionamiento y reforma' en la UIMP.
Este lunes, durante la inauguración del encuentro, el presidente del organismo, Ramón Álvarez de Miranda, calificó de "injusto" que se evalúe el trabajo de este organismo desde el punto de vista de la lucha contra la corrupción porque su labor es "mucho más amplia" y no tiene competencias "precisas" en este ámbito, y reivindicó que la "mejoría" del trabajo de la institución es "incuestionable".
Álvarez de Miranda aseguró que el Tribunal de Cuentas asiste al "cuestionamiento" de su labor utilizando "como parámetro de medida el elevado número de casos de presunta corrupción" que publican los medios de comunicación.
En su intervención en la segunda jornada, Medina Guijarro ha incidido en que la buena gobernanza, la transparencia y la rendición de cuentas "son principios básicos de la credibilidad en nuestras instituciones". Medina también ha criticado, señala la nota de prensa, "la imagen exageradamente dramática que se transmite sobre el Tribunal de Cuentas".
"Se destaca de forma injusta nuestra ineficacia en la lucha contra la corrupción, nuestro nepotismo, la permanente tardanza de nuestros informes, la intrascendencia de nuestras recomendaciones o nuestra falta de independencia", ha manifestado.
En este sentido, Ciudadanos registró la semana pasada en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para modificar las leyes que regulan el Tribunal de Cuentas con el fin de "modernizar y regenerar" esta institución y evitar así los casos de "desviación de poder, arbitrariedad y nepotismo" que se están produciendo, según distintas sentencias del Tribunal Supremo.
La iniciativa plantea que la Cámara Baja inste al Gobierno a iniciar "de inmediato" la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas y de la Ley de Funcionamiento del Tribunal de Cuentas para "reforzar la independencia y la eficiencia" del que es el órgano fiscalizador supremo de las cuentas y la gestión del Estado.
"COMPETENCIAS INEXISTENTES EN EL ÁMBITO PRIVADO"
Por el contrario, el representante del organismo ha argumentado este martes que, a su juicio, "es justo reconocer que si nuestros poderes están circunscritos al ámbito público, nuestras competencias son inexistentes en el ámbito privado, y la corrupción no es un fenómeno exclusivamente público, sino que atañe a todas las confluencias entre lo público y lo privado".
Medina ha insistido en que el Tribunal de Cuentas es "un órgano de control 'ex post'", es decir, que sus evaluaciones "tienen lugar una vez se ha producido la actividad económica financiera", por lo que, ha añadido, "pueden servir para evitar que se repitan nuevas incorrecciones, pero no para atajar los hechos de corrupción antes de que se produzcan".
Finalmente, la nota de prensa de la UIMP señala que Medina Guijarro ha apuntado que "la comparecencia del presidente del Tribunal de Cuentas en la Comisión Mixta ha sido la práctica habitual", pero que tiene "serias dudas sobre la conveniencia de que acudan, junto al presidente, los gestores de la empresa pública fiscalizada".