Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto asesino de Celeste: "Se me fue la mano; había bebido mucho"

La autopsia ha revelado que Celeste murió de un fuerte golpe en la cabeza. Antes habían abusado sexualmente de ella, al menos una vez. Fuentes próximas al caso han asegurado que Braulio Alberto se ensañó con la joven. En su declaración a la policía dijo que tenía una noción "muy confusa" de lo ocurrido en el portal la madrugada del domingo. 
Los investigadores creen que, Braulio de complexión fuerte, en un forcejeo empujó a Celeste y al caer se golpeó la cabeza. El presunto asessino se derrumbó tras 24 horas de declaraciones en las dependencias policiales y ratificó lo dicho después ante el juez.
Tras tomarle declaración, la jueza que instruye el caso, ordenó el ingreso en prisión comunicada y sin fianza de Braulio Alberto. En su declaración judicial el presunto asesino de Celeste reconoció que "había bebido mucho" y que "se me fue la mano".
En el tanatorio municipal de Valencia, unas 300 personas despidieron a Celeste el martes. Junto a sus padres y familiares estaban sus compañeros de trabajo y multitud de profesores y alumnos de los dos colegios en los que la joven había estudiado y vecinos del barrio de Benicalap. La capilla se quedó pequeña para albergar a tanta gente.
Entre los asistentes al funeral estaba Elena Lorente, ex pareja del sospechoso, que destacó que Braulio «era buena persona y estaba ahí cuando se le necesitaba, aunque también era impulsivo y violento». Según contó, «siempre tenía que ser el primero y no se le podía llevar la contraria ya que podía chillarte o pegarte un cabezazo, como me sucedió a mí». Elena calificó la relación entre Braulio y Celeste como «similar a la de dos hermanos».
En su testimonio vuelve a aparecer el carácter protector del sospechoso con la víctima: «había dicho que estaba dispuesto a matar por Celeste si alguien se metía con ella». «Ahora quiero que se haga justicia y no salga de la cárcel», sentenció.
 
 
EBP