Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto asesino del hombre hallado en Las Rozas lo mató por motivos sentimentales y lo desmembró con hachas

El presunto asesino del ciudadano rumano que fue hallado hace una semana en un arroyo de Las Rozas supuestamente lo mató y lo desmembró con dos hachas, han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil de Madrid.
Los agentes de Homicidios barajan la hipótesis de que todo lo hizo por motivos sentimentales. Tanto la víctima como el supuesto asesino vivían ambos en un piso en el centro de Madrid. La Guardia Civil investiga si hay involucrada una tercera persona en esta historia.
El Instituto Armado detuvo ayer al presunto autor del asesinato del ciudadano rumano, cuyo cuerpo desmembrado fue localizado semienterrado hace una semana en un paraje de Las Rozas. El supuesto asesino, también rumano y de 41 años, no ha querido hablar en el cuartel. Tras pasar a disposición judicial, hoy ha ingresado en prisión.
Sobre las 10.30 horas del pasado viernes, la Central Operativa de Servicios (062) tenía conocimiento de que un ciclista había localizado un pie humano en un paraje junto a un arroyo situado en la M-505, en el término municipal de Las Rozas.
De forma inmediata se avisó a las patrullas de la zona, que establecieron el oportuno cordón policial en la zona, hasta donde se trasladaron miembros de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y donde se iniciaron las labores de búsqueda de todos los restos humanos.
La situación del terreno motivó que en la búsqueda participaran miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, de la Unidad de Reconocimiento del Subsuelo y perros especializados en la búsqueda de restos orgánicos y biológicos, teniendo que ampliarse los dispositivos de búsqueda hasta lograr recuperar todos los restos humanos, que en un primer examen resultaron ser de un varón de raza blanca.
Gracias a esta inspección técnico-ocular se lograron localizar indicios que permitieron a los miembros del Equipo de Homicidios comenzar las primeras labores de investigación, las cuales les llevaron hasta un individuo del entorno de la víctima, sobre el que se centraron todas las indagaciones que a posteriori llevaron a los investigadores a imputarle el delito de asesinato.
Con la correspondiente autorización judicial se realizó un registro en el domicilio del sospechoso, donde se hallaron restos biológicos que han sido remitidos para su estudio al laboratorio de la Dirección General de la Guardia Civil, lográndose además, recuperar las armas con las que presuntamente se cometieron los hechos, dos hachas en las que también se localizaron restos biológicos.