Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tasas de prevalencia, tratamiento y diagnóstico de hepatitis crónicas son "mucho mejores" en España que en Europa

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) ha realizado un balance de la situación de las hepatitis víricas en España en relación con la media de los países europeos, en el que se ha concluido que las tasas de prevalencia, tratamiento y diagnóstico de las hepatitis crónicas (VHB y VHC) son "mucho mejores" en este país respecto a la media europea, así como la ratio de vacunación frente a la hepatitis B.
Este estudio se ha realizado con motivo del Día Mundial contra la Hepatitis, que tendrá lugar este viernes, y ha evidenciado también que España se encuentra en una situación de "clara ventaja" para llegar a la meta de cero hepatitis antes de 2021.
Sin embargo, esta ventaja no debe servir a las administraciones públicas para "dormirse en los laureles", según el coordinador de la Alianza, Javier García-Samaniego Rey. "La realidad a día de hoy es que estamos en condiciones de cumplir el objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque nuestra obligación es recordar que las carreras se ganan en los últimos kilómetros y no en los primeros", ha subrayado.
Así, según datos del balance, la prevalencia de hepatitis B y hepatitis C en Europa se eleva a unos 15 y 14 millones de personas respectivamente, alrededor del 2 por ciento y 1,8 por ciento de la población total, mientras que en España se estima que esta es del 0,6 por ciento en VHB y 1,2 por ciento en el caso del VHC, según los últimos estudios en población general.
Además, en este país se cubre el 100 por ciento de los tratamiento en VHB y el 70 por ciento en el caso del VHC (de la población diagnosticada), unos datos que contrastan con los de Europa, pues no hay cifras actualizadas sobre VHB y el porcentaje de tratamiento de VHC se sitúa en el 5 por ciento.
En línea con el diagnóstico, cabe destacar que en España se diagnostican entre el 50 y 70 por ciento de los casos de infección por VHC, frente al 31 por ciento, lo que supone que hay un porcentaje elevado de infradiagnóstico, pero no "tan alto como se presuponía" e inferior a la media de los países del entorno. En el caso del VHB, el diagnóstico se eleva al 100 por ciento población nativa y 50 por ciento en población inmigrante, muy por encima de la media europea del 13 por ciento.
Por último, la vacunación frente al virus de la hepatitis B es en España del 100 por ciento frente al 81 por ciento europeo, y del 100 por ciento en recién nacidos, frente al 39 por ciento de la media europea. El porcentaje de inyecciones no seguras en Europa se estima del 4,6 por ciento, mientras que en España se estima muy cercano al 0 por ciento.
LLEGAR A LA META FINAL
Con todo, el coordinador de la Alianza ha recalcado que España está en unas condiciones "muy favorables" para convertirse en el país líder de Europa en la lucha contra la hepatitis y así llegar a la meta final, "pero ahora hace falta culminar el esfuerzo".
En este sentido, España acaba de decidir la extensión del tratamiento de la infección activa por VHC a todos los grados de fibrosis -aprobada en el Pleno del pasado Consejo Interterritorial de Salud, celebrado en el mes de junio-, por lo que si las administraciones autonómicas se comprometen de forma efectiva en la ejecución de esta medida lo previsible es que puede alcanzarse el 100 por ciento de tratamiento de la hepatitis C en "muy poco tiempo", aunque aún no se ha aportado un calendario de plazos.
Por ello, AEHVE ha aprovechado la celebración del Día Mundial contra la Hepatitis para pedir a las administraciones que adopten las medidas que necesarias para conseguir los objetivos, como por ejemplo, la realización de estudios de media-gran escala sobre prevalencia en población general o el desarrollo de planes de eliminación en poblaciones de alta prevalencia como son instituciones penitenciarias y pacientes con adicciones.
"La extensión del tratamiento no será efectiva, si no sacamos a la luz la hepatitis no diagnosticada y no ejecutamos planes de choque en poblaciones de alta prevalencia y hacemos una labor de sensibilización para el cribado poblacional", ha concluido el doctor García-Samaniego.