Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un profesor de Valencia, condenado a pagar 300 euros por llamar a un alumno "ceporro e inútil"

El fallo ratifica una sentencia anterior de 15 de mayo de 2009 de un juzgado de instrucción que fue recurrida por el maestro y considera probado que este docente, que ejerce en la provincia de Valencia, sacó a la pizarra al alumno, de quien además era tutor, y mantuvo una "actitud de burla" hacia él, lo que motivó las risas del resto de los compañeros de clase. 
Además, el maestro llamó alguna vez al menor "ceporro, palurdo e inútil" e, incluso, en una ocasión en la que otro alumno le dijo "que se fuera a la mierda", el profesor replicó "que ya estaba en ella".
Un magistrado de la Audiencia de Valencia fundamenta su resolución, contra la que no cabe recurso, en las manifestaciones del alumno afectado, las de sus padres y en el testimonio de otras dos estudiantes que corroboraron las declaraciones del menor.
El magistrado señala que, por contra, "la prueba de descargo que podría haber servido para exculpar al denunciado o, al menos, para generar una duda razonable sobre lo ocurrido, que eran las declaraciones de otros alumnos de la clase", no se ha aportado.
Sólo se ha presentado, continúa, una declaración conjunta del profesorado confirmando la gran calidad personal y profesional del profesor denunciado, "lo que no elimina la realidad de los hechos enjuiciados", advierte.
Por todo ello, se condena al profesor como autor de una falta de vejaciones injustas leves a la pena de multa de quince días con una cuota diaria de 20 euros, lo que hace un total de 300 euros. EPF