Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A prisión el propietario de un cibercafé por presuntos abusos a tres menores en un piso de Triana (Sevilla)

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 38 años de edad, identificado como F.J.R.P. y copropietario de un cibercafé en la capital hispalense, por abusar de tres menores de edad en una vivienda de Triana, hechos por los que el juez ha ordenado su ingreso en prisión sin fianza, según han informado a Europa Press fuentes policiales.
En este sentido, las mismas fuentes consultadas han precisado que el detenido conocía a los menores en el cibercafé que compartía con otro socio, ubicado en el número 22 de la calle Virgen de Belén, y tras ello los invitaba a jugar a la videoconsola en su vivienda, donde se produjeron los supuestos tocamientos.
Las presuntas víctimas de los abusos sexuales, según han apuntado las fuentes, son tres niños nacidos en los años 2001, 2002 y 2003.
Según 'Diario de Sevilla', la detención se produjo el 4 de octubre, cuando la sala del 091 de la Policía recibió una llamada alertando de que había varias personas alteradas en la puerta del cibercafé, tratándose en concreto de las madres de las presuntas víctimas, que habían acudido al local después de que sus hijos les relataran los presuntos abusos y que estos se cometían desde el pasado mes de mayo.
Por ello, los agentes fueron en busca del ahora detenido y lo encontraron en su coche, lugar en el que reconoció haber realizado tocamientos a los menores, aunque alegó que no consideraba que estas prácticas fueran de índole sexual, por lo que los policías lo detuvieron y, tras tomarle declaración, lo pusieron a disposición judicial en la tarde del 5 de octubre, decretando un juez su ingreso en prisión sin fianza.
Según fuentes consultadas por Europa Press, el cibercafé permanece cerrado desde que se produjo la detención y la Policía ha intervenido tanto el coche del imputado como un ordenador portátil, diversos CD y DVD y una mochila de su propiedad, mientras que los menores fueron trasladados en primer lugar a un hospital de la capital para ser examinados y, posteriormente, a dependencias policiales, donde se les tomó declaración.