Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gripe prosigue su expansión y acumula 130 casos graves

La gripe ha proseguido su expansión en Cataluña durante la última semana, hasta alcanzar los 422 casos por 100.000 habitantes --la semana anterior fueron 273 casos--, y acumula desde el inicio de la campaña 130 casos graves que han requerido hospitalización.
Así, la actividad gripal muestra un incremento "con un patrón de difusión epidémico de intensidad moderada con tendencia creciente", según consta en el último boletín semanal del Plan de Información de las Infecciones Respiratorias Agudas en Cataluña (Pidirac) consultado por Europa Press
Los datos, correspondientes a la semana del 20 al 26 de enero, muestran que en solo quince días la expansión de la gripe se ha multiplicado por cuatro, hasta alcanzar el máximo de difusión que se registró el año pasado, pero todavía ligeramente por debajo de la campaña 201-2012.
La enfermedad ha provocado en los últimos días 35 nuevos ingresos hospitalarios, y desde el inicio de la temporada ya son 130 los casos graves confirmados, un 99,2% de ellos provocados por el virus A de la enfermedad.
Un 52% de los casos graves se produjeron en mujeres, la media de edad de los afectados era de 62 años, el 66% no estaban vacunados y el 97% presentaba factores de riesgo previos.
El grupo de edad con una incidencia mayor sigue siendo el de los menores de 4 años, con más de 1.000 casos por 100.000 habitantes, aunque todos los grupos, excepto el de mayores de 65 años, muestran una tendencia al alza.
Durante la cuarta semana de enero, el número de entierros en la ciudad de Barcelona "se mantiene elevado", con más de 400 defunciones registradas --al inicio de la campaña de la gripe eran 300--, aunque no se superan las desviaciones estándar respectos a los valores esperados, según recoge el Pidirac.