Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La prostitución se extiende por las calles del centro de Madrid

"No compartimos que la prostitución esté en la vía pública. No es bueno ni para el ciudadano ni para los comerciantes de Madrid". Con esta frase, Andrés Culebras sintetiza la posición de la asociación de Comerciantes del Barrio de las Letras ante el aumento de la prostitución en la calle Atocha y en la plaza Jacinto Benavente. 
La presión ejercida en zonas como Montera o la calle Luna ha provocado que las meretrices se desplacen a otras calles de la capital . Así, la zona de trabajo de las prostitutas se va ampliando por el centro de Madrid. "Hay dos focos de comercio de sexo en la plaza de Benavente y en la calle Atocha desde que se ha aumentado la presión en Montera", explica Andrés Culebras. Este comerciante denuncia la prostitución y todo lo que conlleva. La asociación que preside Andrés Culebras sustituye la labor de las asociaciones de vecinos. Culebras asegura que ejerce "una labor de barrio" para defender sus comercios y a los vecinos.
"Cualquiera que pasee por la calle puede comprobar que la explotación sexual de decenas de mujeres continúa siendo protagonista en la calle día y noche y que las cámaras no disuaden a las mafias ni a los clientes", insisten desde la asociación de Nuevos Vecinos de Montera. Para ellos, "el vacío legal da alas a la prostitución".
La necesidad de una legislación para hacer frente al problema es una petición común entre los vecinos que sufren la prostitución. "Si no hay una ley sobre prostitución, no hay herramientas para que la policía pueda actuar", relata Culebras. Este comerciante no se posiciona ni a favor ni en contra de legalizar esta actividad. Sin embargo, la asociación Nuevos Vecinos de Montera se ha mostrado partidaria de propuesta del alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, para prohibir la prostitución callejera. Algo que choca con las últimas declaraciones de la presidente de Madrid, Esperanza Aguirre, que ha abogado por la legalización de este negocio que mueve millones de euros.
Mientras, el debate se aviva "las cosas siguen sin mejorar" para vecinos y comerciantes que sufren a diario "la prostitución y todo lo que conlleva".  CGS