Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los protestantes españoles llaman a vencer el odio por raza, religión u orientación sexual, tras la matanza de Orlando

La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) ha enviado una carta al embajador de EEUU en España, James Costos, para transmitir sus condolencias por la matanza que este domingo causó la muerte de 49 personas y que dejó más de medio centenar de heridos. Los protestantes españoles llaman a vencer el odio por motivos de raza, religión u orientación sexual.
"Deploramos estos terribles asesinatos y nos unimos a las oraciones de nuestros hermanos en los EEUU y en el mundo, pidiendo a Dios consuelo para las familias de las víctimas, y fortaleza para el pueblo estadounidense en esta hora de dolor e incertidumbre", subrayan en la misiva.
Los evangélicos citan a Martin Luther King para afirmar que "la violencia no es el remedio" y que hay que "hacer frente al odio con el amor". En este sentido, llaman a una "convivencia civilizada entre personas de toda raza, credo, sexo u orientación sexual para vencer el odio, los prejuicios, los miedos y los inconfesables intereses que están detrás de la brutal violencia y el terror".
Asimismo, la FEREDE asegura sus oraciones por el presidente Barack Obama y por las autoridades del Gobierno, "para que Dios les de la sabiduría y la serenidad necesarias para gobernar y afrontar estas circunstancias, manteniendo al pueblo unido en torno a los valores fundamentales que han hecho de los EEUU una gran nación, respetuosa de la libertad religiosa, la pluralidad ideológica y la diversidad racial".
La carta, firmada conjuntamente por el presidente de FEREDE, Daniel Rodríguez Ramos, y el secretario ejecutivo, Mariano Blázquez Burgo, ha sido enviada este lunes a la Embajada estadounidense en Madrid.