Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El impacto psicológico de la artritis puede provocar un aumento de las rupturas de pareja

La artritis tiene un impacto psicológico y emocional negativo, especialmente los dos primeros dos años después del diagnóstico, lo que se asocia a un aumento de las rupturas de pareja entre los afectados, según denuncia la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis).
Esto se debe, entre otras causas, a que la mayoría de las personas que las padecen se ven forzadas a realizar cambios en su estilo de vida que les provoca tristeza, estrés o ansiedad. "Tener que adaptarse a limitaciones físicas y nuevas necesidades, tomar conciencia de que necesita medicación de por vida y romper rutinas son algunos cambios que deben afrontar las personas diagnosticadas de artritis", ha explicado esta entidad.
De hecho, Marta Redondo, profesora Departamento de Psicología de la Universidad Camilo José Cela, reconoce que hay trabajos muestran que la tasa de divorcios en Estados Unidos entre las personas con artritis reumatoide se estima en torno al 18 por ciento cuando en la población general está en el 11 por ciento, lo que "lleva a pensar que existe relación, aunque actualmente hay pocos trabajos específicos sobre este tema".
Esta experta admite que este tipo de enfermedades provocan cambios de roles familiares por "el dolor y la limitación" que provoca la artritis. Sin embargo, esto hace que haya pacientes que no quieran "sobrecargar al entorno" y por ello "continúan realizando actividades que afectan negativamente al curso de su enfermedad, lo que repercute en su estado de ánimo, a sus relaciones familiares y de pareja".
Además, dentro de la relación de pareja la vida sexual de las personas que padecen artritis también suele verse alterada. Un estudio en Estados Unidos reveló que más de la mitad de los pacientes con enfermedades reumáticas tienen algún tipo de dificultad en sus relaciones sexuales.
POR CAUSAS FÍSICAS, Y TAMBIÉN PSICOLÓGICAS
Las causas pueden ser físicas provocadas por síntomas propios de estas patologías, como son el dolor, la fatiga, la rigidez, la limitación de los movimientos de las articulaciones, la impotencia o la reducción de la lubricación.
No obstante, ha añadido Leticia León, investigadora en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, también puede deberse a una disminución de la autoestima e imagen corporal negativa, depresión, ansiedad, sentimientos de culpa, frustración o tensión con la pareja.
"La sexualidad es clave para garantizar la calidad de vida global del paciente. No poder disfrutarla es un tipo de discapacidad y, por tanto, debe tenerse en cuenta tanto por los profesionales sanitarios como por los pacientes para conseguir mejorar su calidad de vida. Para esto hay que 'cambiar el chip' y recordar que el cuerpo no es siempre un enemigo y una fuente de dolor, es también un amigo, una fuente de placer", ha explicado esta experta.
Ante esta situación, ConArtritis y la farmacéutica Abbvie centran en febrero su campaña 'Activo frente a la artritis, mes a mes' en las relaciones sociales, de pareja y familiares con el objetivo de aunar esfuerzos y mensajes positivos para '¡Que triunfe el amor!' entre las personas con artritis.
Además, la Coordinadora ha elaborado un decálogo con consejos para ayudar a las personas con artritis, a sus parejas y familiares a convivir mejor con esta enfermedad sin que su relación se vea afectada.