Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una quincena de intoxicados leves por humo en un incendio en San Fernando de Henares

Un incendio en el bajo de un bloque de San Fernando de Henares ha provocado que 18 personas hayan sido atendida por los servicios sanitarios de emergencia por intoxicaciones leves por inhalación de humo, siendo ocho de ellas trasladadas a centros hospitalarios, ha informado un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.
La primera llamada ha entrado a la central de emergencias a las 11.27 horas de este sábado, alertando del incendio en el bajo del número 62 de la Avenida Somorrostro. A su llegada, los bomberos han comprobado que el fuego había arrasado el piso afectado, pero han logrado confinarlo en la vivienda, en la que vive una familia que ya no se encontraba en el domicilio al entrar los bomberos.
Sin embargo, una gran columna de humo ascendía por la fachada afectando a varios portales. Cuando los bomberos han permitido salir de las viviendas a los vecinos, algunos han inhalado humo, por lo que se ha instalado un hospital de campaña del SUMMA para atender a los intoxicados leves. Hasta el lugar se han trasladado ocho dotaciones sanitarias del SUMMA.
Finalmente, se han atendido a 18 personas, todas ellas vecinas del inmueble, por intoxicación leve por inhalación de humo. Ocho de ellas han tenido que ser trasladadas a centros hospitalarios, siendo cinco menores de edad. La familia donde se ha originado el fuego, de cinco miembros, ha sido trasladada al Hospital del Henares, mientras que otros tres vecinos se han llevado al Hospital de Torrejón.
Por su parte, seis dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid han trabajado en las labores de extinción, dando el incendio por extinguido hacia las 14.00 horas. Los vecinos han empezado entonces a acceder a sus domicilios, previa comprobación de los bomberos de que no había concentración de monóxido en cada una de las viviendas.