Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La radioterapia de intensidad modulada aumenta un 18% la supervivencia en cáncer de cabeza y cuello

Un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Texas y de la MD Anderson Cancer Center Houston (Texas) en Estados Unidos la demostrado un aumento de un 18 por ciento en la supervivencia de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello cuando son tratados con radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés) respecto a los tratados con otras técnicas.
Este estudio, publicado el pasado mes de enero en la revista 'Cancer', ha contado con 3.172 pacientes del SEER-Medicare (Surveillance, Epidemiology and End Results) de Estados Unidos con una media de edad de 72 años y a los que se ha seguido durante 40 meses. El objetivo era comparar la supervivencia para los pacientes con cáncer de cabeza y cuello tratados con IMRT frente a lo no tratados con IMRT.
La IMRT es una modalidad de radioterapia de alta precisión que usa aceleradores lineales de rayos X para administrar dosis de radiación precisas a un tumor maligno o áreas específicas dentro de este, permitiendo que la radiación se adapte con mayor precisión a la forma tridimensional del tumor.
"Es la primera publicación que habla de ganancia terapéutica en supervivencia con el uso de la IMRT en el cáncer de cabeza y cuello, frente a otros tratamientos radioterápicos", señala el director médico del Hospital Universitario Virgen de la Victoria y coordinador del Grupo de Tumores de Cabeza y Cuello de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), el doctor José Antonio Medina Carmona.
Según este experto, este incremento en la supervivencia "puede ser debido a una mejor cobertura del tumor, al incremento de la dosis en el área tumoral sin afectar a las áreas de tejido sano". Además, el estudio demuestra la otra gran ventaja de este tipo de tratamiento, la disminución de los efectos secundarios a largo plazo (principalmente xerostomía, la sensación de sequedad de la boca) y la mayor calidad de vida percibida por los pacientes tratados con IMRT.
Aunque resulta difícil establecer datos sobre utilización de las técnicas de IMRT en España, el experto afirma que el principal freno para su implantación es la falta de financiación, debido fundamentalmente a la falta de inversión en equipos para su realización.
"Creo sin embargo que la evidencia científica refuerza su utilización en el cáncer de cabeza y cuello y debe ser el arma básica para reivindicar su uso tanto por parte de los oncólogos como de los pacientes", señala este experto, quien afirma que, "a pesar de que tiene un mayor coste en recursos humanos y tecnología, es en última instancia rentable y sobre todo beneficia a los pacientes".
De hecho, esta tecnología no sólo es comparativamente más eficaz, sino que también puede ser más rentable, al reducir las necesidades de tratamientos de rescate, que son costosos cuando hay recidivas, así como los gastos asociados al manejo de efectos secundarios. Por todo ello, teniendo en cuenta investigaciones anteriores y este nuevo estudio norteamericano, este especialista considera que "la IMRT debería ser el estándar en el tratamiento radioterápico del cáncer de cabeza y cuello".