Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los recortes, ¿detrás de la explosión de un cohete de la NASA?

Un cohete rumbo a la estación espacial, una operación de rutina y rápidamente un desastre. Algo ocurre, un fallo grave. Y antes de que gane altura lo destruyen. Un cohete de 200 millones de euros desaparece . Una bomba de 15 pisos. Ha durado en el aire seis segundos. Desde una avioneta lo han visto así, un fogonazo de 40 segundos. Ahora empieza la investigación. Entre lo que puede haber fallado algunos apuntan a los motores construidos por la URSS en los años 60 para viajar a la luna. Nunca fueron utilizados y han terminado instalados en este cohete privado. La propietaria es una empresa subcontratada por la NASA, una consecuencia de los recortes. El accidente trae a la memoria verdaderas tragedias, como el Columbia o el Challenger, en las que fallecieron catorce astronautas. Lo único bueno: no hay que lamentar vidas. Entre la carga habia material secreto por lo que toda la zona del accidente ha quedado cerrada a los curiosos.