Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un experto recuerda que algunas enfermedades reumáticas también pueden aparecer en la infancia

Existen enfermedades reumáticas que también pueden aparecer en la infancia y en la juventud como son el lupus o la artritis idiopática juvenil, según ha afirmado el doctor del servicio de Reumatología de HM Hospitales, Enrique Calvo Aranda en una charla impartida en la Escuela de Salud donde ha informado a los asistentes sobre el cuidados de los huesos y donde ha resuelto las dudas acerca de este tema.
El experto quiso recalcar que existen cerca de 300 enfermedades reumáticas, desde patologías degenerativas como al artrosis, a patologías inflamatorias como la artritis o la gota, pasando por enfermedades inflamatorias de los vasos o el colágeno, que pueden afectar a diversos órganos y aparatos. Además, existen otras enfermedades del metabolismo como la osteoporosis.
Sin embargo, "algunas de estas enfermedades, como la osteoporosis y la artritis reumatoide afectan más a las mujeres, mientras que la gota predomina en los hombres", ha afirmado el doctor Calvo Aranda.
Cada una de estas patologías tiene síntomas que las diferencian. La artrosis produce dolor en las articulaciones y empeora a lo largo del día, mientras que con la artritis los dolores son peores por la mañana y mejoran a medida que avanza el día. La gota puede despertar por la noche y producir un dolor muy intenso en la articulación afectada, a diferencia de la osteoporosis que no causa dolor y actúa de forma 'silenciosa', por lo que sus consecuencias son las fracturas de huesos por fragilidad de estos.
Por ello, el doctor Calvo Aranda insiste en que para diagnosticar estas enfermedades, lo primero que hay que hacer es "realizar una buena historia clínica, con un interrogatorio profundo y una exploración física completa. Así descubrimos síntomas y signos que a veces el paciente no es capaz de referirnos espontáneamente". Después, con un juicio clínico inicial, se solicitan pruebas analíticas y de imagen para ayudar a llegar al diagnóstico de la forma más fiable posible.
En cuanto al tratamiento de estas dolencias, son muy frecuentes los antiinflamatorios clásicos y los corticoides, aunque se intenta hacer un uso limitado de estos, por lo que muchas veces se proponen infiltraciones o rehabilitación.
LOS BENEFICIOS DE UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE
Dependiendo de la patología que tenga el paciente, es recomendable que siga una serie de pautas u otras en su día a día. Por ejemplo, en la gota debe moderarse la ingesta de alimentos ricos en purinas, evitar abuso de cerveza y refrescos ricos en fructosa, y potenciar lácteos, vitamina C, cerezas, asociando ejercicio y pérdida de peso en pacientes obesos.
Por su parte, en la artrosis y en muchas artritis debe realizarse ejercicio regular adaptado que evite cargas excesivas o traumatismos, tratando de mantener y mejorar flexibilidad. Los reumatólogos suelen recomendar la práctica de natación y pilates, pero el yoga y el Tai-Chi también son buenas opciones.
Por último, en la osteoporosis los expertos aconsejan tener una dieta rica en calcio y vitamina D, sobre todo a través de lácteos, ejercicio regular y una exposición solar de 15 a 30 minutos al día, al menos tres días por semana.