Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dentistas recuerdan que está "prohibido" que los profesionales sanitarios realicen publicidad dirigida al público

El Consejo General de Dentistas, en el marco de la celebración de la IV Jornada de Información Odontológica 'La publicad sanitaria y la protección de datos', ha recordado que está "prohibido" que los profesionales sanitarios realicen publicidad o promoción dirigida al público general, ya sea actuando en su nombre, profesión, especialidad, cargo o empleo, así como respaldando utilidades preventivas, terapéuticas, de rehabilitación y promocionar o publicitar actividades de diagnóstico, pronóstico o prescripción.
Además, prosigue, esta prohibición alcanza también a cualquier persona o entidad que aparente carácter sanitario sin serlo. Dicho esto, el Consejo ha destacado la necesidad de que los centros o establecimientos sanitarios, así como los servicios que ofrecen, cuenten con la autorización sanitaria por parte de las autoridades sanitarias competentes.
Y es que, tal y como ha explicado la jefa del departamento de Productos Sanitarios de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, Carmen Abad, la legislación que regula la publicidad de los productos sanitarios es "estrictamente" de ámbito nacional ya que ninguna directiva europea regula esta materia.
En este sentido, la experta ha explicado las novedades de la ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios donde se contempla que están prohibidos los anuncios publicitarios dirigidos al público en general donde se promocionen o menciones marcas comerciales de productos sanitarios que estén destinados a ser utilizados o aplicados exclusivamente por profesionales sanitarios.
"Asimismo, y en base al artículo del Real Decreto 1591/2009, apartados 7 y 8, la publicidad de tratamientos o productos sanitarios debe indicar las contraindicaciones y los posibles efectos secundarios, si los hubiera. Además, está prohibida cualquier mención que haga referencia a una autoridad sanitaria (salvo la publicidad promovida por las Administraciones Públicas), o a recomendaciones formuladas por científicos, profesionales de la salud u otras personas que puedan, debido a su notoriedad, incitar a su utilización", ha recalcado.