Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expertos recuerdan que la supervivencia del injerto esta vinculada al tipo de donante y presencia de anticuerpos

El profesor del Centro de Investigación Traslacional para Trasplante de Órganos de París (Francia), Olivier Aubert, ha destacado la importancia de establecer una monitorización "atenta" de los pacientes que desarrollan anticuerpos específicos contra el donante (DSA), ya que, tal y como ha recordado, la supervivencia del injerto está estrechamente vinculada al tipo de donante y a la presencia de estos anticuerpos.
El experto se ha pronunciado así durante el Congreso de la Sociedad Española de Trasplante, donde, además, el responsable de Patología Clínica del Hospital General de Massachusetts y profesor en la facultad de medicina de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), Robert Colvin, ha señalado que el objetivo de los expertos en el campo del rechazo es alcanzar métodos de diagnóstico que estén disponibles en el mayor número de casos posible, que cuenten con un consenso científico en cuanto a su utilidad y que ofrezcan resultados rápidos, a un precio razonable y que sean mínimamente invasivos.
En concreto, a su juicio, uno de los retos que habrá que superar es el hecho de que, al manifestarse el rechazo de formas diferentes, las herramientas de diagnóstico son también heterogéneas. La urgencia por encontrar las mejores posibles se explica en su razonamiento por las consecuencias del rechazo agudo del injerto y del rechazo crónico, que pueden dañar el órgano trasplantado a largo plazo y desembocar en el fallo del injerto. "Es la enfermedad la que nos ha dirigido hacia nuestro objetivo: encontrar las mejores herramientas de diagnóstico para ayudar a nuestros pacientes", ha aseverado,
Asimismo, el director del Instituto de Trasplante de Alberta (Canadá), Philip Halloran, ha comentado uno de los trabajos que realiza y que consiste en estudiar la expresión de los genes en tejidos de órganos trasplantados para intentar determinar los diferentes fenotipos de rechazo en trasplante renal. No obstante, su actual proyecto analiza biopsias de 1.500 riñones, 300 muestras de tejido cardiaco y 60 muestras de pulmones trasplantados, con el objetivo de determinar a tiempo el rechazo, ya que es una forma de preservar la función del órgano trasplantado.
A su juicio, la medicina de trasplantes está orientada al diagnóstico molecular porque del mismo modo que en oncología se han hecho notables avances con tratamientos dirigidos a pacientes con una mutación específica, ese camino puede llevar a la medicina de trasplantes a tratamientos dirigidos con mayor eficacia y especificidad.
PRIMERA EXPERIENCIA ESPAÑOLA
Asimismo, la especialista en Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, María G. Crespo, ha presentado en el encuentro la primera experiencia española en seguimiento no invasivo del rechazo post-trasplante cardiaco mediante test de expresión génica. Y es que, el rechazo celular agudo tras el trasplante cardiaco es una complicación grave por lo que su diagnóstico precoz y tratamiento es clave para mejorar la supervivencia de los pacientes.
Hasta ahora el 'gold standard' para el diagnóstico es la biopsia endomiocárdica (biopsia del corazón a través de un cateterismo), una prueba que es invasiva (riesgo de complicaciones graves como perforación cardiaca), sensibilidad limitada (error de muestreo) y variabilidad en la interpretación.
En este sentido, tal y como ha informado, el test 'AlloMap' es un test no invasivo para seguimiento del rechazo cardiaco que mide en sangre la expresión génica de 20 genes (11 informativos y 9 controles). Con la contribución de cada gen se obtiene una puntuación que va de 0 a 40 y cuanto menor es esa puntuación, menor es la probabilidad de que el paciente tenga un rechazo celular agudo moderado o severo.
Según las recomendaciones de las guías de cuidados post-trasplante cardiaco de la Sociedad Internacional de Trasplante Cardiaco 2010, se considera razonable, en pacientes estables (sin sospecha clínica de rechazo) y con bajo riesgo de rechazo cardiaco, evitar la biopsia endomiocárdica, si su puntación en 'AlloMap' es baja, menor de 34 en pacientes a partir de los 6 meses del trasplante cardiaco.
La prueba tiene un alto valor predictivo negativo y bajo valor predictivo positivo, por lo que permite descartar razonablemente rechazo si el resultado es bajo, pero en caso de valores elevados es necesario realizar la biopsia para confirmar el rechazo. La prueba está disponible en Estados Unidos desde varios años y se realiza en el laboratorio CareDx, Brisbane, California.
Finalmente, el Hospital Universitario de A Coruña ha presentado en el congreso de la SET la primera experiencia en España en el uso de este test. En concreto, se han anunciado los resultados preliminares de 12 pacientes seguidos con esta prueba a partir de los 6 meses del trasplante cardiaco y permitiendo disminuir el número de biopsias cardiacas casi a la mitad. "Actualmente existe un laboratorio en Europa (Estrasburgo) donde estamos enviando las muestras y existe ya evidencia científica en que esta prueba puede ser de utilidad a partir del tercer mes post-trasplante cardiaco", ha zanjado Crespo.