Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los regantes proponen generar energía para los sistemas de riego por presión con la fuerza del agua en desniveles

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) ha propuesto generar la energía que demandan los sistemas de riego por presión mediante el aprovechamiento de la fuerza del agua en los desniveles naturales.
Con esta propuesta, según el presidente de FENACORE, Andrés del Campo, se podría ahorrar en la factura de la luz, ya que ha recordado que los regantes son el segundo consumidor de electricidad de España.
En una jornada sobre modernización de regadíos celebrada en Extremadura, Del Campo ha propuesto aprovechar la orografía para generar electricidad, algo que está en pruebas en el Canal de Aragón y Cataluña y en la Acequia Real del Júcar (Valencia), donde el desarrollo de sistemas de riego por goteo con energía hidráulica en su 15.000 hectáreas de arbolado permitirá rebajar cerca de 1,8 millones de euros anuales el gasto eléctrico.
En estas comunidades se estima que el ahorro se moverá en el entorno de los 120 euros al año por hectárea, o lo que es lo mismo, el equivalente al consumo de luz de una ciudad de unos tres millones de habitantes durante unos once días y medio.
Del Campo ha señalado que desde que se supieron las tarifas especiales en 2008, el término de potencia se ha incrementado en más de un 1.000 por ciento, lo que ha provocado un aumento medio de la factura en más de un 100 por 100 y ha hecho "inviable buena parte de los sistemas de riego modernizados".
Sin embargo, la federación considera que volver al riego tradicional supondría "un atraso", ya que España lidera la capacidad de producir más con menos agua, puesto que tiene casi la mitad de su extensión regable (el 49 por ciento) con sistemas de riego localizado, el de más bajo consumo.
De este modo, reclaman adaptar algunos proyectos del Plan Nacional de Regadíos al nuevo escenario tarifario e insisten en la importancia de avanzar en la segunda fase del Plan con la transformación de cerca de un millón de hectáreas pendientes, pero siendo conscientes de que el objetivo ahora no es sólo ahorrar agua, sino también energía.