Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El registro en el centro okupado de Can Vies (Barcelona) por el ataque a ultras concluye 10 horas después

El registro de los Mossos d'Esquadra en el centro okupado Can Vies del barrio de Sants de Barcelona ha concluido sobre las 17.30, más de 10 horas después, sin que haya nuevos detenidos, han informado a Europa Press fuentes de la policía catalana.
En este caso fuero detenidas este martes seis personas por lesiones --agravadas por motivos de odio-- y daños, ya que les atribuyen la agresión a ocho ultras que participaron en una manifestación convocada por La España en Marcha en Montjuïc.
La titular del Juzgado de Instrucción 19 de Barcelona ha justificado el registro en el centro porque allí se "preparó" un ataque por parte de antifascistas a un grupo de ultraderecha tras una manifestación por el Día de la Hispanidad el 12 de octubre.
Según el auto de la juez, unas quince personas armadas con barras, cadenas, piedras y objetos contundentes "atacaron de forma sorpresiva a un grupo de ocho personas" que tras acudir a la manifestación ultra estaban tomando algo en un bar de la calle Farell.
Para el juez, la motivación ideológica del ataque fue "evidente" porque los autores llevaban signos de su ideología y los agresores gritaron 'fachas de mierda, os vamos a matar' y otros insultos similares.
La mañana de este miércoles la policía catalana ha realizado el registro judicial en este centro en el número 40-42 de la calle Jocs Florals para encontrar material o indicios relacionados con la agresión.
En el dispositivo policial han participado una veintena de furgones de los antidisturbios, y en un comunicado de Can Vies, lo han tachado de desproporcionado e intimidatorio.
Según afirma, dentro de Can Vies estaban durmiendo seis personas cuando han irrumpido los Mossos, que no han sido detenidas pero sí "retenidas" desde primera hora sin poderse comunicar con amigos y familiares.