Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un religioso detenido en Chile filmó abusos sexuales a sus alumnos en España

La congregación de San Viator en España, a la que pertenece José Ángel Arregui, asegura estar "consternada" y "lamenta el profundo dolor de las personas que hayan podido verse afectadas" por estos hechos "escabrosos" y "deleznables". No obstante, su portavoz, José Luis Céspedes, ha asegurado que en los años que Arregui ejerció como docente en sus centros "nunca" les llegó "ninguna denuncia o queja". De "haber detectado el problema habríamos cortado por lo sano esta historia", ha sentenciado.
Esta historia, que "revuelve las tripas", asegura Céspedes, se ha puesto "en conocimiento de la comunidad educativa antes de que saliera a la luz pública", el pasado octubre cuando la Guardia Civil inició la investigación. Ni cuando supuestamente se produjeron los hechos, ni ahora la congregación ha recibido "queja alguna".
José Luis Arregui, ahora en prisión preventiva en Chile por almacenar pornografía infantil, grababa a sus alumnos mientras supuestamente abusaba de ellos en los colegios de España. El religioso, que dio clases en varios centros de religión, lengua y educación física, solía medir a sus alumnos de cara a su tesis doctoral, 'El crecimiento físico en la adolescencia y su influencia en la flexibilidad y su medición'. Esta era la excusa que utilizaba para presuntamente abusar de los estudiantes.
Arregui puso cámaras en tres en las duchas del colegio que la congregación de San Viator tiene en Basauri (Vizcaya), en el gimnasio del centro de Vitoria y en el aula de informática del de Madrid. La policía chilena determinó que algunas de las imágenes se grabaron en España por el acento de los chicos.
La congregación de San Viator ha abierto un "expediente informativo", a la espera de que "se verifique la comisión de algún hecho delictivo" para proceder a la "expulsión del religioso".
En cualquier caso, la congregación, que respeta "el principio de la presunción de inocencia", ha querido resaltar que este caso es "un hecho aislado" y que esperan que la "Justicia haga Justicia".  EBP