Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin respiro hasta el domingo

Un vendedor ambulante pasea bajo un termómetro en el casco histórico de Zaragoza. EFEtelecinco.es
Los termómetros sólo empezarán a ofrecer un respiro a partir del domingo, día en que se espera que remita por completo la ola de calor africana, que ha invadido esta semana la península y se ha cobrado dos vidas.
A las dos personas fallecidas, un joven de 24 años y una mujer de 55, hay que sumar el caso de un obrero de la construcción de 45 años que está ingresado en la UCI del hospital general de Ciudad Real, aquejado por golpe de calor, según el último parte publicado hasta el momento.
La altas temperaturas de ayer provocaron, otra vez, un nuevo récord de demanda eléctrica: 41.127 megavatios.
El pasado 20 de junio y en vísperas de la llegada del primer día de verano, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya anunciaba que durante este verano se iban a registrar temperaturas más altas, de entre uno y dos grados, que la media de los últimos años.
El portavoz de Aemet, Angel Pérez, ha señalado hoy a Efe que han bajado un poco las temperaturas, pero que mañana volverán a subir aunque no a los niveles de días pasados.
De tal forma que no hay que perder de vista ni el abanico ni el botijo, ya que para el sábado, en el sur se registrarán temperaturas de entre 37 y 40; y por el centro entre 35 y 37.
Es el domingo cuando comenzará a refrescar por la entrada de un frente que va a dar lugar a chubascos y tormentas en la mitad norte, y meterá aire atlántico más fresco en la península.
Por ello la semana que viene las temperaturas estarán mas acordes a lo que es tradicional en la primera quincena de julio: entre 36 y 37 en el sur y de 34 a 33 en el centro.Todo un alivio.
Solo las Islas Canarias escapan a esta predicción y tendrán que soportar a partir de mañana y hasta el martes una masa de aire muy cálida que puede empujar los termómetros hasta los 37 grados.
Las autoridades sanitarias aconsejan beber con frecuencia agua o líquidos sin esperar a tener sed, evitar el alcohol, refrescarse con una ducha, y tomar comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos...).
En el exterior siempre hay que buscar la sombra, cubrirse la cabeza, usar ropa ligera y de color claro y un calzado fresco, cómodo y que transpire.
En casa, deben bajarse las persianas cuando el sol incida directamente sobre las ventanas y no abrirlas cuando la temperatura exterior sea alta.
También es conveniente refrescar el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración, siempre con un uso racional de los mismos.