Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños cuyos padres les restringen el uso de pantallas tienen mejor rendimiento escolar y son menos agresivos

Los niños cuyos padres les restringen el uso de las pantallas tienen un mejor rendimiento escolar, son menos agresivos, duermen más y no suelen tener exceso de peso.
Así lo han mostrado un equipo de investigadores, liderados por el psicólogo de la Universidad Estatal de Iowa, Douglas Gentil, tras analizar a 1.323 estudiantes de Iowa y Minnesota (Estados Unidos). Los resultados han sido publicados en la revista 'JAMA Pediatrics'.
De hecho, la Academia Americana de Pediatría recomienda a los niños mayores de dos años estar sólo entre una y dos horas diaria delante de una pantalla, aunque, según los expertos hay "muchos niños" que superan dicha recomendación.
Asimismo, los investigadores han recordado que estudios anteriores ya habían demostrado que los menores que pasan muchas horas viendo la televisión o jugando a videojuegos tienen una peor calidad de sueño, lo que se traduce en un aumento de peso y en un mal rendimiento escolar.
En este caso, el equipo de Gentil ha corroborado este resultando aunque desde la perspectiva de la actitud mantenida por los padres. De hecho, han comprobado que los menores cuyos padres no les restringen estar delante de una pantalla, piensan que no es nada problemático ya que creen que se le aprueban los contenidos que están viendo.
Sin embargo, la investigación ha señalado que, en estos casos, los hijos aumentan su índice de masa corporal, duermen menos y son más irascibles. Por ello, han aconsejado a los padres que vigilen las horas que los menores pasan delante de una pantalla porque, según han asegurado, beneficiará al menor en un futuro aunque de primeras "se coja una rabieta".