Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi un rey en Australia

Hace unos días, el príncipe Guillermo de Inglaterra, segundo en la línea de sucesión por detrás de su padre, declaraba que no quería quitarle protagonismo al príncipe Carlos, ni convertirse en "rey en la sombra", sino que se mantendrá al margen mientras el heredero al trono asume el peso de la representación de su país. De esta manera acallaba los rumores que defendían que Guillermo aumentaría sus responsabilidades dentro de la familia real inglesa, debido a su primer viaje al extranjero, a Australia y Nueva Zelanda, en representación de la reina Isabel II. Precisamente la sociedad australiana le ha recibido con los brazos abiertos y hasta una encuesta ha revelado que los australianos prefieren a Guillermo antes que su padre como heredero a la corona inglesa. El príncipe llegó a Sidney rodeado de fuertes medidas de seguridad, después de su paso por Nueva Zelanda. Cerca de 2.000 personas recibieron al príncipe en el barrio Aborigen de Redfern. también visitará en Australia varias poblaciones afectadas por los incendios forestales del 'Sábado Negro', que provocó 173 muertes en febrero de 2009, y se reunirá con el Primer Ministro australiano, Kevin Rudd. Es la segunda visita al país de Guillermo, desde que fuera con sus padres en 1994, con apenas un año.