Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reglas para que recalentar la comida no sea un riesgo

Lasaña 'Imperial' de 'Robin Food'telecinco.es

Tras las comidas suculentas, habituales en estas fiestas que terminan, suelen sobrarnos porciones, que tomar al día siguiente. Sin embargo, los expertos advierten de que, a veces, recalentar la comida puede ser peligroso.

Para evitar intoxicaciones y los desagradables vómitos, diarreas y dolores debes saber cuáles son las reglas para que recalentar la comida no sea un riesgo.
La culpa de todo la tiene una bacteria, Campylobacteria, que contamina la comida, explica en un reportaje el médico y periodista de la BBC, Michael Mosley. Según la Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA), está presente en el 65% de los pollos a la venta. La Campylobacteria sobrevive un par de horas en la superficie de la cocina, así que se esparce fácil. Por eso no es buena idea lavar el pollo antes de cocinarlo. El calor logra matar la bacteria.
¿Qué hacer si me sobra pollo ya cocinado?
Hay que dejarlo enfriar, tapado, antes de meterlo en el frigorífico. La FSA recomienda calentar la comida solo una vez. Lo cierto es que se puede hacer varias veces aunque va perdiendo sabor cada vez.
Según la FSA es peligroso calentar carne cocida o comida que contenga carne, como guisos o lasaña; salsas con leche o crema, pescados y mariscos, arroz y pasta y comida que contenga huevos, frutos secos u otras comidas ricas en proteínas.
Es importante calentar toda la comida por igual para evitar que sobreviva la bacteria. Así se debe remover bien los alimentos antes de meterlos en el microondas.