Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sanidad concertada cifra los impagos de julio en 345 millones y las escuelas en 10

El Govern sólo reconoce una deuda de 70 millones con el tercer sector
La sanidad concertada cfatalana cifra en 345 millones lo que el Govern le adeuda en concepto de los servicios que ha prestado en julio, mientras que la educación concertada estima que los impagos de julio rondan los 10 millones.
Lo han expresado a Europa Press fuentes de las patronales del sector, y estos datos se suman a los 70 millones que el Govern ha reconocido este viernes que debe a las entidades sociales.
El sector sanitario también ha alertado de que la Generalitat aún no le ha pagado el 25% de las facturas que vencieron en el mes de abril.
Según las patronales de la educación concertada, el Govern no les ha pagado los meses desde mayo, por lo que en total, la deuda de la Generalitat con el sector rondaría los 30 millones, estiman las citadas fuentes.
La sanidad concertada catalana gestiona el 80% de la red hospitalaria y el 20% de los ambulatorios, y, en cuanto al sector educativo, el sector concertado tiene en Catalunya unas 20.000 aulas, y en el curso escolar, suponen al erario público un coste de 1.000 millones de euros.
Tanto en el caso educativo como en el sanitario, las nóminas de sus empleados no peligran.
En educación, la mayor parte del concierto, las nóminas de los empleados, las paga directamente la Generalitat, y lo que el Govern ingresa a los centros es en concepto de mantenimiento, limpieza y administración.
En sanidad, fuentes del sector sanitario explican que han dedicado la segunda quincena de julio a buscar soluciones imaginativas para tratar de evitar impagos a los trabajadores.
En el caso del sector sanitario, han conseguido que las nóminas de sus trabajadores no se vean afectadas: hay centros que han recurrido a fórmulas como prestarse dinero entre ellos para tener liquidez, y otros que han optado por aplazar el pago a proveedores o de las cuotas a la Seguridad Social.