Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sanitarios del Carlos III: El contagio es un hecho “predecible, previsto y advertido”

Hospital Carlos III.telecinco.es

Los trabajadores del hospital Carlos III que acoge a Teresa, la enfermera infectada con ébola, denuncian en un blog las deficiencias del sistema. “El hospital Carlos III ya no tiene UCI, ni protocolos, ni simulacros, ni laboratorios” desde que se decidió que dejara de ser un centro de referencia para tratar amenazas biológicas de nivel 4 y convertirlo en un centro de estancia media.

Los trabajadores recuerdan que el hospital Carlos III no tiene laboratorios para analizar las muestras, una exigencia –señalan los empleados del centro- de la normativa europea y española. Además, los simulacros, que permitían tener profesionales entrenados y preparados para afrontar dichas situaciones con confianza y seguridad, desaparecieron cuando se empezó a desmantelar el centro.
 Los sanitarios también denuncian que “los protocolos se han ido adecuando a las deficiencias del sistema para que no les puedan acusar de incumplirlos”. Y ponen como ejemplo los trajes de aislamiento con cinta aislante.
Los empleados denuncian que la dirección de La Paz, centro del que depende el Carlos III, les ha dicho que el contagio de la auxiliar de enfermería podría deberse a una “relajación” de los trabajadores.
Como ejemplo de la situación que viven estos días en el Carlos III, los trabajadores aseguran que “las habitaciones se acondicionan una a una, a contra-reloj, a medida que van ingresando pacientes”.  Además, señalan que las rutas para trasladar por el interior del hospital a los pacientes “se han convertido en poco menos que unas nuevas rutas con las que ocultar a los medios y a la ciudadanía el traslado aterradoramente irresponsable de dichos pacientes”.
Los profesionales de la sanidad del Carlos III aseguran que el contagio de Teresa es un hecho “predecible, previsto y advertido”.