Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El secretario de Estado del Vaticano advierte de que la "ingobernabilidad" en España "no favorece a nadie"

El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, ha advertido de que "la ingobernabilidad en España no favorece a nadie" y ha pedido "un Ejecutivo que trabaje por los intereses de todos y represente a todo el país".
Así, Parolin subraya en una entrevista con la revista Vida Nueva recogida por Europa Press, que ante el resultado "fragmentado" de las urnas, los políticos deben escuchar "las inquietudes y temores" de la sociedad civil que, a su juicio, está pidiendo "una mayor colaboración" de los partidos.
Además, ante lo que considera "un importante desafío para el país", defiende que la Iglesia está llamada a hacer aportaciones al "diálogo constructivo para el bien común".
Precisamente, esta actitud dialogante es la que propone para el proceso independentista emprendido por la Generalitat de Cataluña y aunque precisa que se trata de "un asunto interno español", pide que se resuelva "dentro del marco de la legalidad constitucional".
"Desde la responsabilidad, la búsqueda del bien común y el respeto de la legalidad vigente, deben buscarse puntos de encuentro para facilitar y llevar a cabo un diálogo serio, sereno y auténtico", sugiere. En todo caso, confía en la "madurez del pueblo español, manifestada especialmente durante el proceso de transición a la democracia".
Por otro lado, sobre las reformas del Papa Francisco, Parolin afirma que no le parece que haya "resistencia interna a los cambios" y puntualiza que, "si la hay, se puede considerar fisiológica".
El secretario de Estado admite que en la gestión económico financiera de la Santa Sede se han podido cometer "errores e ineficiencias", que hacen aún más "oportuna y necesaria" la reforma puesta en marcha para lograr una "mayor eficacia y transparencia".
No obstante, apunta que esta reforma debe ir unida a un "estilo de vida sobrio, en la línea de la pobreza evangélica, así como a un comportamiento moralmente intachable" de los eclesiásticos.
Asimismo, Parolin, que es miembro del Consejo de cardenales que asesora al Papa en el gobierno de la Curia, propone tres elementos para evitar la "elefantiasis" de la Curia y garantizar que pueda ser un instrumento directamente en manos del Papa: coordinación, simplificación y descentralización.
En cuanto a la amenaza del DAESH, dice que todos están "asustados" ante los atentados de estos terroristas pero invita a "no dejarse paralizar" por el miedo y pide a los líderes musulmanes que condenen "todos y cada uno de los actos de terrorismo cometidos en nombre del Islam" para que quede clara la "total incompatibilidad" entre violencia y religión.