Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las vías secundarias y la ciudad, puntos clave para desatascar la siniestralidad en España, según experto

Pide al Gobierno que retome el Reglamento de Circulación que no se llegó a aprobar y que considera "básico" para reducir el número de muertes
Las vías secundarias y la ciudad son los dos puntos clave para que la siniestralidad en España salga de la "tarifa plana de mortalidad" en la que se encuentra desde hace un par de años, según ha explicado el asesor de PONS Seguridad Vial, Ramón Ledesma.
La cifras de muertos en accidentes de tráfico rondan desde 2013 los 1.680 fallecidos. Ledesma apunta a que se trata de una "tendencia consolidada" que es "difícil de remontar" ya que, en relación a otros países del mundo son "niveles muy bajos". De hecho, España ocupa el quinto lugar en cuanto a cifras más bajas de fallecidos en carretera.
Sin embargo, el experto reconoce que existe una capacidad de mejora. Concretamente, sitúa ese avance en dos escenarios (las carreteras secundarias y la ciudad) y dos actores (vehículos de dos ruedas y peatones) que, a su juicio, es donde residen los problemas actuales en el sector.
El asesor de PONS Seguridad Vial, ha indicado que, igual que España es "líder indiscutible en autopista", con una siniestralidad "hiperbaja", en vías secundarias sigue aumentando año a año el porcentaje de muertes sobre el total, hasta llegar a registrar el 81 por ciento de los fallecidos que se contabilizan en un año. Es decir, ocho de cada diez fallecidos en accidentes lo hacen en estas vías.
"Lo que desde PONS venimos defendiendo desde el inicio de la tendencia de 'tarifa plana' es la creación de una estrategia integral de las vías secundarias aprobada por Consejo de Ministros que incluiría entre sus medidas la reducción de 100 a 90 kilómetros por hora como velocidad máxima en estas carreteras y un ajuste en cuanto al permiso por puntos". ha señalado.
"La pérdida de puntos dentro de las vías secundarias deben tener una llamada de atención", ha precisado el experto, que fue uno de los principales responsables de la puesta en marcha de este método sancionador.
Del mismo modo, propone la creación de una ley de tráfico urbano, con el fin de modernizar la normativa puesta en marcha hace 60 años, en la que se decidió poner como velocidad máxima 50 kilómetros por hora en ciudad. "Entonces el coche era una prioridad", ha destacado, para apuntar que ahora "los ciudadanos intentan usar la calle como peatones o como ciclistas".
A su juicio, esta nueva norma debería garantizar la movilidad de los grandes ejes de la ciudad, en donde los límites de velocidad pueden mantenerse a 50, pero debería reducirse en las calles de barrio, en donde aboga por una "circulación pacificada para una coexistencia mucho más amable".
Estas medidas de reducción de velocidad en vías convencionales y en ciudad se recogían en el Reglamento de Circulación elaborado por la DGT a lo largo de la legislatura y que debía acompañar a la Ley de Tráfico aprobada en mayo de 2014. Finalmente, el Consejo de Ministros no llegó a dar luz verde al documento.
Para Ledesma este texto era "básico" para mejorar la situación de siniestralidad en el país y, según ha apuntado a Europa Press, el Ejecutivo "debería retomarlo".
También en la mayoría de países de Europa se ha rebajado la velocidad máxima en las carreteras secundarias, en donde rondan los 90 o los 80 kilómetros por hora, frente a los 100 kilómetros por hora de España.
LAS MOTOS, EL GRAN TEMA DE LOS PRÓXIMOS AÑOS
En cuanto a los actores, Ledesma apunta a las motocicletas como "el gran tema de los próximos años". De hecho, las cifras de siniestralidad en este tipo de vehículo ha aumentado en los últimos meses. Para este colectivo, Ledesma propone rebajar los impuestos en relación a elementos de seguridad del vehículo, y no en base a la potencia o a las emisiones, como se hace actualmente.
"Podría reducirse la tributación por elementos como el ABS, que es seguridad básica. Deberían incentivar por estos elementos, porque ahora las reducciones de impuestos se mueven en parámetros que no son importantes para el mundo de la motocicleta", ha insistido.
Además, ha señalado que la Administración debe "tender la mano" a los sectores, a fabricantes y a usuarios en un grupo de trabajo, con el fin de crear nuevas baterías de medidas. Del mismo modo, se ha referido a los usuarios de la bicicleta que, a su juicio, "es necesario escuchar" y tienen "buenas ideas". Al respecto, plantea también un Plan Integral de la bicicleta pero que esté al nivel de todas las administraciones.
Finalmente, para los peatones, Ledemsa sólo propone un "esfuerzo" para que puedan coexistir en sus barrios" aplicando las medidas mencionadas para la mejora del tráfico urbano, que piensa en garantizar la seguridad de los peatones.
El experto apunta que en el resto de Europa se ha avanzado mucho más en medidas urbanas, en donde se ha pensado más en las bicicletas y los peatones y se ha trabajado por ellos.