Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'segundo violador de Eixample', en libertad días antes de un nuevo juicio

Singul se encontraba en prisión desde el 14 de mayo por intentar agredir sexualmente a dos mujeres. Video: ATLAS.telecinco.es
Según publica El periódico de Catalunya, citando fuentes judiciales, los jueces han estimado el recurso presentado por Singul en contra de su ingreso en prisión porque consideran que el violador del Eixample no cometió un intento de agresión sexual, sino exhibicionismo. El Código Penal no castiga el exhibicionismo cuando las víctimas son personas adultas. Al pasar a disposición judicial, el juez de guardia había ordenado prisión porque había riesgo de que Singul pudiera "influir" en los testigos.
El escrito de acusación de la Fiscalía indica que, sobre las tres de la madrugada del 10 de mayo, el acusado siguió a dos mujeres cuando éstas caminaban hacia su domicilio. Las mujeres, al darse cuenta, aceleraron el paso "aterrorizadas". Al llegar a su edificio, las mujeres entraron y cerraron la puerta ante Singul que, al comprobar que no podía abrirla tras darle una patada, se sacó el pene y empezó a masturbarse. 
Por todo ello, el fiscal solicita dos años de prisión y 6.000 euros de indemnización para las mujeres, teniendo en cuenta además los antecedentes de Singul, condenado en 1993 a 65 años de cárcel por 14 delitos sexuales contra menores.
En el auto el magistrado Pedro Martín, que se explaya en disquisiciones teóricas sobre los delitos en grado de tentativa, señala que el imputado se limitó a seguir a las mujeres hasta el portal y, cuando ellas se giraron a mirar desde la puerta del ascensor, lo vieron masturbándose frente al mismo. Esa acción, en opinión del tribunal, no es constitutiva de un delito de exhibicionismo, al ser las víctimas mayores de edad, y a lo sumo podría integrar una falta de vejación injusta, que no conlleva pena de prisión.
Para argumentar su decisión de excarcelar a Singul, el auto se enfrasca en una disertación teórica sobre la necesidad de deslindar los "actos preparatorios", impunes cuando se trata de un delito contra la libertad sexual, y el comienzo de la tentativa.El magistrado Pedro Martín, tras repasar tres teorías sobre el asunto, concluye que el criterio que está actualmente vigente, y que mantiene el Tribunal Supremo, es que la tentativa comienza cuando se produce un acto "inmediatamente anterior" al delito, requisito que en su opinión no concurre en el caso de Singul.
"...Aun teniendo en cuenta los antecedentes del hoy apelante, no se puede sostener como única conclusión lógica, racional y conforme a las reglas de la experiencia humana común que con su conducta había dado comienzo a la ejecución de dos delitos de agresión sexual ¿y por qué no de abuso sexual?", argumenta el auto.
Durante sus 16 años en prisión, fue sometido sin éxito a distintos programas de rehabilitación, y la Conselleria de Justicia advirtió del alto riesgo de reincidencia cuando salió en libertad en mayo de 2007.
Singul se encuentra en libertad desde el miércoles, cuando se notificó el auto de la Audiencia, de manera que los Mossos d'Esquadra, por indicación de la Fiscalía, han reanudado la vigilancia "no invasiva" del imputado, de acuerdo con su protocolo de prevención de delitos, han informado fuentes del ministerio público.